Mendoza: condenaron a un enfermero del Ejército que abusó de dos soldados

Se trata de Juan Osvaldo Lozada, quien prestaba servicios como teniente primero enfermero profesional en el Grupo de Artillería de Montaña Nº8. Un tribunal lo halló culpable de realizar tocamientos y practicarles sexo oral a los conscriptos tras dormirlos con medicamentos y le dio una pena de seis años de prisión.
jueves, 20 de diciembre de 2018 · 01:28

A fines del 2016, dos casos de abuso en el interior de las instalaciones del Ejército Argentino en Mendoza salieron a la luz. Las denuncias, efectuadas por soldados voluntarios del Grupo de Artillería de Montaña Nº8 Carlos Andrés Pereyra (GAM8) apuntaban contra Juan Osvaldo Lozada González, quien se desarrollaba como teniente primero enfermero profesional.

Al parecer, el hombre aprovechaba cuando los conscriptos iba a revisarse a la enfermería, los dormía con medicamentos y les practicaba sexo oral. Además, les realizó tocamientos en los genitales, excusándose que era parte del procedimiento de rutina.

A poco más de dos años de que las víctimas realizaran las correspondientes denuncias, la investigación llegó a juicio, y, la Justicia federal encontró culpable a Lozada de dos abusos gravemente ultrajantes y le dio una pena de 6 años de prisión. Además, el tribunal lo inhabilitó para ejercer su profesión de manera perpetua. La fiscal de Cámara fue María Gloria André.

El caso

El primero de los abusos fue denunciado en diciembre del 2016 en la entonces Unidad Fiscal Departamental de Maipú-Luján. En esa oportunidad, un soldado voluntario manifestó que el 23 de octubre de ese año se dirigió hacia el sector de Sanidad del citado establecimiento militar y le solicitó a Lozada ser atendido, ya que tenía dolor de estómago.

El enfermero lo hizo pasar al consultorio y lo recostó en la camilla. Comenzó a revisarlo y le tocó los genitales por debajo del pantalón corto que vestía. Tras esa inusual revisión, le dijo al soldado que estaba afiebrado. Acto seguido, le tomó la presión y le dijo que la tenía alta, por lo que lo llevó a la zona de internación, de acuerdo con el relato de la víctima.

Una vez en ese sector, lo hizo acostarse en una cama, le trajo un vaso de agua junto con tres pastillas y le dijo que se las tomara. Acto seguido, Lozada tapó al conscripto con unas frazadas y este se quedó dormido al cabo de unos minutos.

A partir de ese momento, el soldado relató que no tiene los recuerdos bien claros, pero sintió que alguien se le subía arriba y le practicaba sexo oral. Horas después, en el mismo día, se despertó mareado y notó que tenía saliva en los genitales. Frente a esa situación, la víctima se dirigió al baño para lavarse la cara y observó que en el lugar sólo se encontraba Lozada, quien le dijo que ya se podía retirar, señala la reconstrucción.

El soldado también reveló que seis meses antes de ese hecho, durante un control de rutina, Lozada le revisó los genitales y le pidió que eyaculara frente él, lo cual le pareció extraño. Debido a esa experiencia previa, las sospechas de las víctima contra Lozada aumentaron y lo señaló frente a la Justicia como el autor del abuso que había padecido.

Esa primera denuncia generó ruido dentro del GAM8 pero ayudó a que otra víctima tomara valor para revelar que también había sido abusada por Lozada, casi de la misma forma que su compañero. El caso también llegó a la Justicia, y, ambas causas se unificaron.

Miedo

Uno de los soldados denunciantes mantuvo una charla con El Sol semanas antes de que se desarrollara el juicio contra el enfermero. En esa ocasión, la víctima reveló que fue difícil tomar la decisión de acudir a la Justicia, ya que tenía miedo de perder su trabajo.

Además, el conscripto relató cómo, en un principio, se intentó “tapar todo lo que venía pasando”. Incluso, tras padecer el abuso y denunciarlo, debió asistir a un psiquiatra para que lo ayudara con la situación que estaba pasando.

Por su parte, el soldado consideró que la Justicia tardó mucho en elevar la causa a debate, pero dijo esperaba que todo se resolviera de manera justa.

El Sol