Duro relato del hijo del oftalmólogo condenado por abuso: "Mi papá compró a los jueces"

Santiago Bustince fue violado por su padre cuando era menor de edad. Habló tras la detención por incumplir la restricción.
sábado, 22 de diciembre de 2018 · 17:52

Santiago Bustince, hijo de Fernando José Bustince, el oftalmólogo condenado en 2014 por abuso sexual agravado de dos de sus hijos cuando eran menores de edad y quien fue detenido en las últimas horas por incumplir una restricción perimetral, hizo público su descargo.

"Es una pena, es vergonzoso tener que llegar a este punto para que se haga justicia, de una condena que ya estaba establecida. Es lamentable. Después de una larga lucha y un largo camino, de idas y vueltas, se acabó la historia", dijo el joven a TN, donde, lamentablemente, recordó que su padre está arrestado por incumplir la restricción, no por el abuso intrafamiliar, por el que había sido condenado a cinco años y medio en 2014, aunque nunca estuvo preso.

 

El oftalmólogo fue detenido en la medianoche del viernes en Fincas de Iraola en un operativo a cargo de la Dirección de Investigaciones de Quilmes, luego de que el Tribunal Oral Criminal N° 5 de esa localidad, diera la orden por pedido de la fiscal Mariel Del Valle Calviño.

El hecho se produjo en medio del repudio de los vecinos que "abuchearon al detenido".

"Mi papá tiene mucha plata. La plata y el poder hacen todo. Compraron el Poder Judicial. Ahora hablamos nosotros. Pero la semana que viene va a ser otra familia. Pedimos que escuchen a las mujeres, a los niños, a las víctimas", manifestó.

Según denunció el joven, su abuelo y su tía, (el padre y la hermana de Fernando José Bustince), que son juez y abogada respectivamente, colaboraron para que la causa se mantuviera "cajoneada" durante tanto tiempo.

"Nos sentimos maltratados por la Justicia. Destruyen una familia. La condena fue firme en 2014. Pero él hizo lo que se le cantó. Nos obligaban a seguir viéndolo. Este tipo era peligroso y se sabía hace tiempo. Hasta hoy estuvo libre, viviendo cerca nuestro", señaló Santiago.

"Nos lo cruzábamos fácil una vez por semana. Vive en el mismo barrio que nosotros. Yo lo había visto el lunes pasado. Me hace caras, me sonríe, me va a ver jugar al fútbol. Mi hermano (17 años) se lo cruzó en el gimnasio y vino pálido, llorando. A mi hermana (16) la perseguía con el auto. Lo veíamos constantemente y nos sentíamos burlado", detalló Santiago.

El oftalmólogo trabajaba en el Sanatorio Modelo Quilmes, donde también atendía su ex esposa.