Quién es el acusado de secuestrar a Kimey y cómo es la casa en ruinas donde lo ocultó

Por el momento Horacio Soto, de 38 años, sin antecedentes penales, es el único detenido por el secuestro de Kimey Dominic De Moraiz, el niño de tres años que ayer miércoles había desaparecido de su casa en San Francisco Solano y que fue encontrado este jueves en una vivienda precaria.
jueves, 27 de diciembre de 2018 · 21:30

Poco después de las 15 horas, fuentes policiales confirmaron que Kimey había sido encontrado en un inmueble en la esquina de 821 y Donato Álvarez tras un intenso rastrillaje con perros a cargo de la Policía Bonaerense. Infobae pudo acceder a un registro audiovisual del lugar en el que el menor pasó las últimas 24 horas en manos de sus captores.

En la entrada al lugar donde fue encontrado el niño de tres años se pueden ver escombros, maderas, así como una mesa larga donde se realizarían trabajos de pintura, ya que Soto se dedicaba a hacer manualidades y era fileteador. Ya en el interior de la vivienda un comedor con algunos alimentos sobre la mesa -galletitas, huevos, azúcar- un dormitorio con una sola cama y un baño.

En el edificio, según pudo saber este medio, vivían ocho familias y el detenido alquilaba un espacio para él solo en la parte del fondo. Inclusive el dueño de la edificación prestó declaración este jueves por la tarde a fines de aportar detalles en este sentido. Fuentes cercanas remarcaron que el acusado tenía muy mala relación con sus vecinos.

Soto es el hombre a quien se vio en los videos de las cámaras de seguridad caminado junto al menor, últimas imágenes que se tenían de Kimey hasta este jueves. Según pudo saber este medio es oriundo del barrio Draimar, también en Solano y fue empleado de empresas de seguridad hasta 2010.

Juliana y David, los papás, junto a Jésica, la niñera, agradecieron a la policía y a los vecinos que participaron de la búsqueda. Luego, dieron detalles sobre el momento del reencuentro: "Estaba súper asustado. No entendía nada de lo que estaba pasando. Pero no tenía ni un raspón". "Fue hermoso volver a ver a mi hijo, volver a besarlo", aseguró la madre en rueda de prensa.

Según relataron, Matías y Carlos, dos vecinos del barrio, se metieron por la fuerza en la casa donde estaba Kimey. Lo habían identificado a través de la televisión y lo vieron junto al hombre que se lo había llevado. Ingresaron a su vivienda, se llevaron al menor y se lo entregaron a la policía.

"Tenía una sonrisa de oreja a oreja. Me dijo: 'Mamá, me fui a pasear sin vos'", contó la madre. Después, aclaró que no saben quién es el hombre que se lo llevó ni por qué lo hizo. "Fue horrible. Seguramente no estaba consciente de lo que estaba haciendo", sostuvo.

En cuanto al único detenido por el hecho, fuentes policiales insistieron en destacar que no tiene antecedentes penales, apenas una contravención que data de 2013. Los vecinos indicaron que se dedica a la pintura de carteles, tal como se desprende de las imágenes del video.

Infobae pudo averiguar además que estuvo implicado en una causa que se tramito en el Juzgado N°4 en el año 2010, por la que tuvo que prestar declaración indagatoria. Infobae.com