Una niña de 10 años fue asesinada de 32 puñaladas

Joselin Mamani estuvo sola en su casa no más de dos horas. Su mamá, Saira Mamaní, había ido al banco y regresó poco después del mediodía. El primer signo de alarma lo encontró apenas llegó, cuando advirtió que la puerta estaba abierta. El horror la golpeó unos segundos después.
jueves, 10 de enero de 2019 · 08:29

La policía llegó tras un llamado de la madre al 911 y confirmó la muerte de la nena de 10 años. Su ropa estaba ensangrentada, así como también su cara, las piernas y los brazos: la nena había recibido 32 puñaladas.

El hecho ocurrió el lunes por la mañana en la localidad bonaerense de Longchamps, partido de Almirante Brown. Los investigadores sospechan de un hombre con el que la madre de la niña mantuvo una relación sentimental durante diez años y del hijo de éste, del que también fue pareja, por lo que ambos quedaron imputados pero en libertad mientras se recolectan más pruebas, agregaron los voceros.

Fuentes policiales informaron a Télam que la autopsia realizada a Joselin dio como resultado que sufrió 17 puñaladas en el rostro y otras 15 en la espalda con un cuchillo.

Saira declaró en las últimas horas ante la fiscal de la causa Fabiola Juanatey, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

Tras su testimonio, la funcionaria judicial comenzó a investigar como sospechosos a un hombre llamado Carlos Correa, de 44 años y a su hijo, identificado como Rubén Correa, de 25.

Es que la mujer dijo que mantuvo una relación sentimental con Correa padre durante 10 años, aunque desde hacía seis meses estaban separados.

Según las fuentes, Mamani agregó que luego formó una nueva pareja con el hijo de Correa, lo que llevó a los pesquisas a trabajar sobre la hipótesis de que alguno de ellos haya cometido el crimen de Joselin, quien había nacido como producto de otra relación.

Tras el asesinato, los investigadores realizaron un allanamiento en la casa de Correa padre y secuestraron dos computadoras y un teléfono celular.

Las fuentes informaron que si bien también se corroboró que la madre de la niña tuvo hace más de un año una relación con un hombre de 39 años, de nacionalidad peruana, la fiscal Juanatey solo imputó por el momento a los Correa.

Los voceros dijeron que ambos serán sometidos a pericias psicológicas para determinar si participaron en un posible "femicidio vinculante", figura penal que se aplica al homicida que haya tenido "el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación".