El crimen del mago y su novia: los escalofriantes detalles de la autopsia

Leonardo Fernández y su pareja Jéssica Alberti Cigola fueron asesinados el 24 de octubre pasado en un departamento en San Fernando.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 23:03

Se conocieron los terroríficos detalles de la autopsia del doble crimen del mago Leonardo Fernández y su pareja Jéssica Alberti Cigola, que fueron asesinados el pasado 24 de octubre en un departamento de San Fernando y en el que hay tres detenidos.

De acuerdo a la autopsia, Fernández murió por los 22 golpes que recibió en la cabeza con un caño durante 7 a 10 minutos, que le provocaron doble fractura de cráneo. Mientras que a su pareja le cortaron tres veces el cuello y le hicieron estallar a trompadas el ojo izquierdo, entre otras graves lesiones. Ambos estaban arrodillados al momento de su muerte y tenían fracturada la nariz.

El médico forense que hizo la autopsia y estuvo en la escena del crimen determinó que al mago "Alex" -como se hacía llamar- lo mataron a golpes en el living. Luego lo arrastraron hasta el baño, donde hallaron el cadáver. Lo asesinaron con un caño industrial con un bulón en la punta que encontraron en la cama de la habitación donde apareció el cuerpo de su pareja, junto a la cuchilla de cocina sin filo que usaron para asesinarla.

En el caso de Alberti Cigola los forenses determinaron que murió por "shock hipovolémico secundario (grave pérdida de sangre) a lesión vascular cervical por herida de arma blanca en su cuello así como otras lesiones de gravedad circundantes". De las tres puñaladas que recibió en la zona del cuello solo una fue mortal: la que le cortó la arteria aorta y provocó que sus pulmones se llenaran de sangre. Tenía varios golpes en la cara y uno de ellos fue el que le provocó el estallido del globo ocular izquierdo.

Los forenses creen que ambos estaban arrodillados al momento del asesinato. Ya que en el living detectaron "goteo estático" de sangre, cuando cae a cierta altura y se expande sobre el suelo. Los expertos del cuerpo médico de San Isidro que trabajaron en la autopsia detectaron "lesiones de defensa" en los cuerpos, lo que indica que se cubrieron e intentaron frenar los primeros ataques.

Se cree que los ataques que derivaron en la muerte de ambos duraron entre 7 y 10 minutos y que las víctimas pudieron haber tenido "una sobrevida larga". En especial el mago, ya que las fracturas de cráneo y edemas que luego generaron coágulos que presentaba el cuerpo "no producen la muerte instantánea", indicaron los especialistas a Perfil.

Según la data de la muerte fijada en la autopsia fueron asesinados a las 23.30 del jueves 24 de octubre, casi un día después de haber entrado al departamento de San Fernando donde encontraron los cuerpos. Las víctimas fueron a lo que habría sido una fiesta que incluía cocaína y probablemente sexo.

 

La nueva pista del crimen

Además de la venta de cocaína -algo acreditado en la causa, como anticipó TN.com.ar- los investigadores encontraron una nueva pista en el doble asesinado al hallar una carpeta manchada con sangre que pertenecía al mago, en la que hallaron dólares falsos impresos en papel simil moneda.

Creen que la falsificación de billetes era la nueva actividad ilícita a la que iba a entrar Fernández y que ese es el "negocio" que fue a proponerles la madrugada del crimen a los hermanastros Rubén Andrés Grasso y Roberto Alegre, dos de los acusados detenidos por el doble homicidio junto a Alexis Miguel Bonnet.

"Este fue el motivo por el que el mago fue esa noche a la casa de esta gente. Fue a llevar un negocio alternativo a la venta de drogas, que era la falsificación de dólares", dijo a Télam una fuente del caso, que es investigado por el fiscal Alejandro Musso.

A principios de mes el fiscal y los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro encontraron una carpeta negra con letras a colores y la leyenda "B.U.G." de "Banca Universitaria Galicia" con impresiones de billetes de 100 dólares falsificados. En los videos del día que lo mataron se lo ve que saca la carpeta de su camioneta, se la pone bajo el brazo y entra al edificio donde finalmente lo asesinarían junto a su pareja.

 

El caso

La primera detención fue en la madrugada del viernes 25 de octubre cuando la Policía de la Ciudad detuvo en la casa que el mago tenía en Parque Patricios a un delincuente que estaba dentro del garaje, con el portón abierto y la camioneta Ford Ecosport de la víctima estacionada.

Se trataba de Bonnet, que confesó que lo contrataron los hermanastros para "vaciar la casa", de la que se llevaron cerca de U$S140.000 que había en una caja fuerte. El detenido aportó una serie de datos y direcciones y como Fernández no aparecía el juez porteño Gustavo Pierretti dispuso una serie de allanamientos, ante la presunción de que el mago estuviera secuestrado. En uno de esos procedimientos, realizado en el departamento de San Fernando, encontraron los dos cadáveres.

Otro de los procedimientos fue en San Justo, en la casa de una tía de 82 años del mago. Allí secuestraron U$S20.000 que se cree que eran de su sobrino y que provenían de negocios ilícitos. El dato surgió a partir de la declaración de un testigo de identidad reservada que dijo que el mago se dedicaba a vender cocaína a conocidos tanto en la terraza de su casa en la Ciudad como en fiestas VIP de las que participaba en Nordelta y otros countries de la zona norte. "Movía grueso", dijeron desde la investigación respecto a la actividades de narcotráfico. En la vivienda en parque Patricios hallaron 115 gramos de cocaína, balanzas de precisión y elementos de corte. TN.COM.AR