El cuerpo de una nena de 13 años que estaba desaparecida fue hallado en la casa de su tío

El cadáver de la menor fue encontrado en el fondo de la vivienda de Pilar. Estaba envuelto en una sábana y desnudo de la cintura para abajo.
sábado, 9 de noviembre de 2019 · 18:53

Brisa Méndez, una nena de 13 años fue encontrada asesinada este viernes por la noche en la casa de su tío en la localidad bonaerense de Derqui, partido de Pilar. La niña, que era buscada por su madre desde el miércoles pasado, aparentemente fue asfixiada a través de la boca y la nariz, y presentaba signos de abuso sexual, además de un fuerte golpe en la cara, de acuerdo con lo que pudieron apreciar los forenses en la escena del crimen.

La chica estaba enterrada bajo un montículo de tierra en el fondo de la casa de su tío materno, Matías Méndez, quien quedó detenido por el crimen.

Los efectivos de la Policía Científica que concurrieron al lugar hallaron el cadáver de la adolescente envuelto en una sábana y desnudo de la cintura para abajo. Su cuerpo tenía signos de defensa y ataduras en los tobillos realizadas port mortem, presuntamente para poder mover y enterrar el cadáver.

Si bien falta realizar la operación de autopsia, que se efectuará este sábado a la tarde, la primera impresión de los forenses es que se trató de una muerte por asfixia con la modalidad sofocación, es decir que el asesino le tapó la boca y la nariz a la víctima. Lo que resta determinar es si la chica fue enterrada muerta o aún se encontraba semiinconsciente.

En tanto, la madre de Brisa, Vanesa Méndez, pidió que su hermano "se pudra en la cárcel" y aseguró que le había pedido prestada una pala con la que se cree que enterró a su hija.

"No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Todo el barrio la buscaba y las cámaras de seguridad nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel", sostuvo Vanesa al canal Crónica TV.

Acerca de su hermano, sostuvo entre lágrimas que los dejó “totalmente destrozados a todos” y relató: “El muy de mierda me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver porque se fue por la culpa de su papá".

La mujer, que está embarazada, contó que su hermano le había pedido prestada una pala “para sacar las plantas de marihuana que tenía en su casa” y que ella nunca pensó que podía ser para enterrar a su hija.

Fuente: Télam