Conmoción en Escobar: dos rottweiler casi masacran a una nena de cuatro años

La pequeña es hipoacúsica y fue atacada durante una sesión de terapia en el consultorio de una fonoaudióloga. Sufrió múltiples heridas en todo el cuerpo y debió ser hospitalizada
domingo, 28 de abril de 2019 · 09:42

Una nena de 4 años fue brutalmente atacada por dos perros de raza rottweiler, causándole gravísimas heridas en todo el cuerpo, cuando se encontraba en el consultorio de una médica fonoaudióloga, en Escobar.

Carlos, padre de la víctima, explicó en declaraciones al canal de noticias TN, que su hija es hipoacúsica y se encontraba con la profesional en una sesión de la terapia especializada en su sordera, cuando aparecieron en escena los dos perros de gran porte y directamente la atacaron.

“Era la cuarta vez que llevábamos a mi hija a ese consultorio. Ya habíamos visto que los perros estaban en el lugar, pero nos dijeron que no había problemas, que simplemente no había que demostrarles miedo. Luego de la segunda sesión, nos recomendaron dejar a la nena sola con la profesional para que pudiera trabajar mejor, más tranquila, y que mi hija pueda enfocar. Por eso no estábamos en el lugar cuando pasó esto”, dijo Carlos.

Recordó que en un momento recibió un llamado telefónico y lo alertaron de que había ocurrido un problema. “Cuando llegué, mi hija estaba lastimada por todos lados. No había un solo lugar donde no tuviera mordeduras, lesiones. Ella estuvo consciente todo el tiempo. Es una pesadilla todo esto”, sostuvo.

La pequeña fue derivada de urgencia a un hospital de la zona, donde constataron lesiones por el ataque de los perros en la cabeza, piernas, brazos, tórax, manos y brazos, entre otros.

“La médica todavía no pudo hablar sobre cómo ocurrió todo, pero creemos que los perros entraron al área donde la fonoaudióloga atendía. Fue un rato que estuvo solita mi hija, y todo esto pasó así. Si bien las lesiones fueron graves en todo el cuerpo, la piernita derecha la tuvo muy comprometida, aunque el trabajo de los médicos hizo que tenga muchas posibilidades de no tener secuelas. Estamos haciendo todo lo que nos dicen. Una mordida fue en el cráneo, pero el colmillo no llegó al cerebro. Estaríamos hablando de algo más grave aún”, señaló el padre de la niña.

Acerca del tema, el médico veterinario Juan Enrique Romero expresó que “lo primero que se debe decir es lo peligroso de la atención de pacientes en un ámbito con animales, que como en este caso, son territoriales”, agregando que “la menos responsable es la nena que sufrió el ataque, ya que no tiene por qué saber cómo comportarse frente a los perros, como tampoco tienen responsabilidad sus padres”.