Salta: el Chacal, acusado de corrupción de menores, también violó a su ex

Yanina Pascual contó los 10 años de terror que tuvo que soportar.También dijo haber sido estafada por el mismo sujeto en Rosario de la Lerma.
miércoles, 5 de junio de 2019 · 10:27

Fue golpeada y violada por su exmarido. Lo denunció y buscó auxilio al calvario por el que pasaba, pero fue excluida de su hogar junto a sus cuatro hijos. Ella es Yanina Pascual, la expareja del "Chacal de barrio San Rafael", de Rosario de Lerma, detenido e imputado junto a otro sujeto por corrupción de menores y abusos contra una menor de 14.

El caso ventilado por El Tribuno semanas atrás tiene como imputados a Jorge Guaymás, el abusador, un conocido comerciante de Rosario de Lerma, y un tío de la menor, quien inducia a la adolescente a cobrar 500 pesos por tener relaciones sexuales de forma frecuente con el principal sospechoso de este aberrante caso.

Yanina se animó a hablar de su calvario de 10 años junto a Guaymás. No tiene consigna policial permanente, tan solo ambulatoria, a pesar de las denuncias y amenazas que recibió de los parientes de su expareja. Tampoco tiene para alimentarse porque el Chacal Guaymás, desde el reclusorio, niega tener cómo mantenerla. Sin embargo, contrató un abogado de los considerados "caros" para que lo defienda.

Sus hijos, cuatro chicos que no superan los 12 años, comen en un comedor comunitario de Rosario de Lerma, solo al mediodía y cinco veces a la semana. El resto debe ser solventado por la ayuda de vecinos y su única hermana.

Amparados en un barrio periférico de esta ciudad, Yanina contó en detalle todo lo que pasó por estos años, vivía amenazada permanentemente por su exmarido, quien la denigraba solo porque era "flaca y desalineada". Hasta le llegó a decir que "prefería salir con pendejas, antes que tener relaciones con una mujer como vos", le gritaba en la cara el desaprensivo sujeto.

Según cuenta Pascual a El Tribuno, Guaymás hasta llegó a estafarla con un crédito de dinero que aún la mujer sigue pagando con su pensión de discapacidad "tengo retraso madurativo, Jorge me conoció a los 15 años. Nos apartamos por unos años, y después volví con él. Quede embarazada a los 18 años de mi primer hijo. Luego nos juntamos y todo iba bien, hasta que él empezó a cambiar. Me humillaba con insultos. Fue muy feo todo".

Yanina no podía expresarse bien en esos momentos, propio de su estado madurativo, le costaba hablar cuando se ponía nerviosa -sigue con ese problema-. "Unos años atrás -contó la mujer- yo saque un préstamo de dinero porque pensaba irme del lado de él. Pero él se dio cuenta y me dijo que necesitaba la plata para el negocio". El relato de la mujer se detiene, no puede seguir hablando.

Toma aire y se traslada al momento del día en que fue violada por su expareja "estaba borracho y me dijo que no me metiera en sus asuntos, yo sospechaba que salía con mujeres, nunca supe que eran menores, como no le contesté, se me vino encima, me golpeó y me violó", contó Yanina.

A un lado, su hermana Marta le sostiene la mano, no llora, le cuesta hablar. Su mano derecha tiembla y sigue contando: "Yo lo vi con una menor cerca de casa, él la tapaba para que yo no la viera. Después le pregunté y él mi insultó diciendo que era una inservible, que era flaca y fea, que él no tiene relaciones conmigo porque soy vieja. No podía más".

Días antes de ser arrestado por abuso sexual contra la menor de 14 años, Guaymás había sido excluido del hogar por violencia intrafamiliar contra Yanina Pascual. Pero el sujeto desacató la medida y volvió al hogar. Cuando quiso ingresar golpeó al policía que hacia la consigna policial establecida por la Justicia. El martes 14 de mayo fue detenido por una comisión policial.

El hecho

Los hechos investigados por el comisario Claudio Burgos y su gente se produjeron en el barrio San Rafael de Rosario de Lerma, donde Guaymás está sindicado como violador y principal acusado. A su vez, este sujeto ofrecía dinero a un familiar de una de las menores para que la convenciera de mantener relaciones sexuales.

Bajo la dirección de la fiscalía se recibieron declaraciones testimoniales y otras medidas probatorias, las que permitieron establecer que el segundo acusado, identificado como Carlos Rojas, de 28 años, también del barrio San Rafael, era quien cumplía el rol de intermediario, pues influía en la menor para que acuda a los encuentros sexuales con Guaymás, que era su patrón.

Rojas recibía como pago una suma de 500 pesos. En vista de ello y de otros elementos de prueba, el fiscal Obeid solicitó la detención de este sujeto, al que imputó el delito de promoción de la prostitución agravada por la recepción de pagos, por el vínculo, la convivencia y la minoridad de la víctima, que establece penas de hasta 10 años de prisión.

De acuerdo con las pruebas que fueron recogidas por la fiscalía interviniente, detuvieron e imputaron a Guaymás por los delitos de "abuso sexual con acceso carnal y promoción de la prostitución agravada por la recepción de pagos, por el vínculo, la convivencia y la minoridad de las víctimas". La pena por estos delitos puede llegar hasta 15 años de prisión.

El Tribuno