La trama sexual que culminó con un pescador calcinado en su propio auto

Mauricio Dermit, de 55 años, fue hallado sin vida en Bahía Blanca. Hay tres personas detenidas por el crimen.
jueves, 6 de junio de 2019 · 17:32

El hallazgo sin vida de un pescador de 55 años en su propio auto en Bahía Blanca derivó en una investigación que sigue de cerca una trama sexual, en la que están implicadas, al menos, tres personas.

El martes pasado, Mauricio Dermit fue hallado asesinado y calcinado en su auto. De acuerdo con los investigadores, el cuerpo lucía casi irreconocible y se encontraba acostado en el asiento trasero del vehículo. "La temperatura que se produjo en el habitáculo casi evaporó los tejidos del cuerpo", señalaron. 

Pero no se trató de cualquier crimen. En base a un cruce de llamadas y el aporte de un testigo de identidad reservada, se cree que el pescador fue engañado en un encuentro con fines sexuales. En un domicilio de Brasil al 1.501 de Bahía Blanca, Dermit fue recibido por Sofía Molina (20) y atacado hasta la muerte por su pareja Pablo Martínez (38) y Simón Alexis Ferreira (24). A este último, hermano de la mujer, una cámara de seguridad lo vincula con el macabro final.

Además del registro de las cámaras de seguridad, comunicaciones telefónicas y chats dan cuenta de las vinculaciones entre los acusados y el fallecido.

De acuerdo con lo informado por Clarín, el vínculo se habría iniciado a través de Facebook. El pescador tenía abiertos seis perfiles, cinco públicos y uno privado, la mayoría relacionados con su actividad comercial en el balneario del sur de Buenos Aires. En uno de los chats se habría pactado el encuentro en el departamento, donde tras llegar el hombre fue maniatado, golpeado y asfixiado con una media en la boca. 

Los sospechosos también le sustrajeron 5.000 pesos, un teléfono celular, dos cuchillas y la batería del auto, con el que lo llevaron al descampado del hallazgo. Ya de madrugada, el vehículo ardió en llamas luego de que Ferreira le rociara combustible. Lo que el acusado olvidó se convirtió en uno de los indicios para identificarlo: dejó en la escena un anillo de acero quirúrgico muy llamativo que en sus fotos lucía frecuentemente.

Si bien Martínez y Molina fueron aprehendidos cuando escapaban, Ferreira finalmente se entregó y quedó a disposición del fiscal Jorge Viego. Los tres quedaron imputados por privación ilegítima de la libertad, agravada por la muerte de la víctima.

Galería de fotos