Con gestos desafiantes y amenazas de Baldomir, comenzó el juicio contra el exboxeador

Está acusado de abusar de su hija. Según la fiscalía, los ilícitos se dieron "cuando la víctima estaba en edad escolar y se reiteraron en múltiples oportunidades"
jueves, 25 de julio de 2019 · 10:54

Cerca de las 8, y a puertas cerradas sin acceso para la prensa, comenzó el juicio oral y público contra Carlos "Tata" Baldomir. El exboxeador es juzgado como autor de delitos contra la integridad sexual de su hija menor de edad.

El excampeón del mundo en 2006 ingresó a la sala de audiencias y antes de sentarse, con la mirada puesta en los periodistas y el resto de los presentes, levantó su dedo medio de la mano derecha e hizo el gesto de "fuck you". Luego continuó con otros gestos amenazantes.

Aberrante

La acusación contra contra el exboxeador es por los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado, abuso sexual gravemente ultrajante (ambos delitos calificados por ser el imputado ascendiente de la víctima y por la convivencia preexistente con una víctima menor de 18 años) y promoción a la corrupción de menores.

La fiscal Del Río Ayala precisó que "los ilícitos comenzaron cuando la víctima estaba en edad escolar y se reiteraron en múltiples oportunidades". La funcionaria judicial añadió que "algunas de las agresiones sexuales fueron perpetradas en el domicilio familiar que compartían la víctima y el acusado, y en el que también vivían los hermanos de la niña y la madre, que era pareja del acusado".

Por su parte, el fiscal Grimberg manifestó que "también abusó de su hija cuando se trasladaba en automóvil con ella. Le pedía que se sentara en el asiento del acompañante y la obligaba a tener conductas de índole sexual". En este sentido, el funcionario agregó que "estas agresiones también ocurrieron en reiteradas ocasiones".

"Los abusos no solo fueron cometidos en la ciudad de Santa Fe, sino también en una vivienda de la ciudad de Junín (provincia de Buenos Aires) donde residía temporalmente el acusado y en ocasiones en que la víctima concurrió a visitarlo", indicó Del Río Ayala.

Al respecto, añadió que "puntualmente en los veranos de 2012 y 2013, durante el transcurso de estas visitas, el acusado aprovechaba los momentos en los que compartía la cama con la niña o cuando el resto de la familia estaba durmiendo para perpetrar las agresiones sexuales".

"También fue acusado de abusar de su hija en febrero de 2014, en una ocasión en la que junto a otros familiares concurrieron a una cena en un comedor de la localidad de Sauce Viejo", explicó Grimberg. "Cuando regresaban en automóvil luego de cenar y mientras conducía el hijo del acusado, el acusado se ubicaba en el asiento trasero junto a la niña y cometió los ilícitos".

Galería de fotos