El comisario baleado en Santa Fe finalmente estaba "de trampa"

Escándalo: habría sido su amante quien le disparó. Ambos fueron cesanteados por la ministra de seguridad Patricia Bullrich, quien los acusó de "mentirosos".
viernes, 20 de septiembre de 2019 · 08:18

El jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal (PFA), Mariano Valdés, fue pasado a disponibilidad, según confirmó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien lo acusó de "mentiroso" luego de que la pericia balística contradijera su versión sobre el supuesto ataque ocurrido el pasado 9 de septiembre.

También fue desplazada de la fuerza la suboficial que acompañaba a Valdés. Por su parte, el jefe de la Policia Federal, Nestor Roncaglia, señaló que: "Yo doy explicaciones y a la basura no la tapo. Hechos como éste te desmoralizan un poco, estamos expuestos". Los indicios recabados por la fiscalía echarían por tierra la versión del "ataque mafioso" que esgrimieron tanto Valdés como la ministra Bullrich.

Las pesquisas se orientan hacia una posible relación extramatrimonial entre el jefe policial y la suboficial Rosana González (27), que estaba con él en el Ford Focus cuando fue baleado. El comisario Valdés (51) declaró tres veces desde que resultó herido el lunes 9 de septiembre en la autopista Rosario-Buenos Aires cuando se desplazaba junto a la suboficial, que resultó ilesa, y ratificó su hipótesis de que fue víctima de un aparente "robo al voleo".

González debía presentarse a declarar otra vez el miércoles pero no concurrió y su abogada presentó un certificado psiquiátrico para justificar su ausencia. Según la investigación, el día del ataque Valdés había viajado a rendir un concurso para un ascenso a la sede de la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires.

A su regreso, se desvió hasta la localidad bonaerense de San Antonio de Padua, donde pasó a buscar a la suboficial González. Ambos declararon que la noche del lunes 9 de septiembre detuvieron el auto para cambiar la yerba del mate y en ese momento una camioneta gris o negra frenó delante de ellos y tres hombres encapuchados les dispararon. También dijeron que repelieron el fuego con sus armas .

El análisis de la herida de bala en la ingle que sufrió Valdés reveló que fue un disparo a una corta distancia, no mayor a 30 centímetros, y que se produjo dentro del auto. El jefe policial aseguró que fue atacado cuando había parado a vaciar el mate en la banquina. Los restos de la yerba no fueron hallados en el lugar.

En la primera búsqueda que hizo la Policía de Investigaciones (PDI) no se hallaron las vainas de los supuestos disparos hechos por los encapuchados. En un segundo patrullaje realizado días después por Gendarmería se encontraron los casquillos a 5 kilómetros del lugar donde Valdés dijo que fue atacado.

Dos de los dos balazos atravesaron el apoyacabezas del conductor. Si Valdés estaba dentro del auto, como declaró, los disparos lo hubieran herido en la cabeza. Valdés y González aseguraron que les dispararon desde una camioneta negra. No se hallaron registros de video del paso del vehículo en la autopista.

Bullrich puso en Twitter: "¡La verdad no se tapa! Este mentiroso disfrazado de policía será removido inmediatamente de la institución. La pericia confirmó que el comisario Valdés de la PFA no sufrió un intento de robo sino que el disparo fue desde adentro de su vehículo".