Por la ola de crímenes narco, la morgue de Rosario pide más personal para las autopsias

En lo que va de 2019, hubo 41 asesinatos. "Los homicidios se naturalizaron", dijo la directora del Instituto Médico Legal
miércoles, 19 de febrero de 2020 · 21:56

Los forenses del Instituto Médico Legal de Rosario analizaron durante dos horas y media los 40 orificios de bala en el cuerpo de Matías Sebastián Bertón. El cuerpo del hijo de la secretaria del PJ de Villa Gobernador Gálvez fue el 143 que pasó por la mesa de autopsia de la morgue y el número 41 que recibieron los médicos con heridas de arma de fuego en lo que va del año.

La cifra alarma a los integrantes del instituto. No solo porque sus once médicos casi no dan a basto con la cantidad de trabajo, si no porque los cuerpos baleados reflejan la ola de violencia que se incrementa en la ciudad desde 2009, debido a las disputas narco.

Alicia Cadiermo, directora del Instituto Médico ubicado sobre la calle 3 de Febrero, es muy cuidadosa y no quiere hablar de "colapso", pero sí pide a las autoridades rosarinas que "como medida de prevención, deberían ir pensando en contar con más recursos".

Explica que los homicidios por arma de fuego reflejan que las peleas narco por el territorio y los ajustes de cuentas no se detienen. "Cuando llega uno, sabemos que en pocas horas van a llegar dos o tres más", revela. "Este tipo de homicidios se naturalizaron".

Con 30 años a cargo de la entidad, Cadiermo señala: "Antes, los muertos por herida de arma de fuego eran algo excepcional. Teníamos tasas europeas. A partir de 2008 y 2009 fue el quiebre. Desde ese momento hemos notado periodos temporales en los que las balaceras se detienen, pero luego se suceden una tras otra en un corto tiempo".

La forense advierte que, aunque no están desbordados, el trabajo "va en incremento", a causa de la cantidad de autopsias que deben realizar y porque, en el caso de los acribillados, la tarea es más compleja: "Hay que señalar los orificios de entrada y salida, la correspondencia con un calibre, determinar la trayectoria, realizar el examen interno, verificar si hay algún proyectil en el organismo. Si se tiene la bala, es posible identificar el arma".

Durante la necropsia se toman fotografías y se hacen estudios como radiografías. Y la labor no termina en la morgue. Luego, deben realizar un informe, asistir a audiencias, a juicios orales y atender los tres consultorios que dependen del Instituto. "Se trabaja de lunes a lunes y no existen los feriados", aclara Cadiermo.

"Es triste, pero de otros países piden venir a conocer el trabajo que hacemos y hacer experiencias debido al gran número de casos que tenemos", dice la médica que coincide en que el interés que despierta en el exterior el organismo forense es similar a lo que ocurre en otros ubicados en las ciudades más sangrientos de México.

"Cada vez que se suceden este tipo de crímenes, da la impresión que se trata de ajuste de cuentas vinculadas al narcotráfico. Hoy vemos un nivel de violencia y un desprecio por la vida sin precedentes", cierra la especialista. (TN)

 

 

Valorar noticia

Otras Noticias