La Presidente sintió la derrota pero habló de las bancas que retendría en octubre

Esta vez, en el búnker kirchnerista no hubo festejos y el clima fue similar al de junio de 2009, cuando Néstor Kirchner perdió en la Provincia. Dijo que la política es "cambiante" y que no prometerá "cualquier cosa" camino a octubre.

lunes, 12 de agosto de 2013 · 00:00

La presidente Cristina Kirchner esperó hasta las 23:40 de anoche para salir a hablar al escenario del búnker K, ubicado en el Hotel Intercontinental de la Ciudad de Buenos Aires. Hasta ese momento, los principales candidatos kirchneristas habían guardado silencio.

La jefa de Estado recalcó que las de esta tarde fueron elecciones a nivel nacional y que si se proyectan las tendencias para octubre, el Frente para la Victoria "podría mantener o aumentar" la representación en el Congreso. Sucede que el kirchnerismo pondrá en juego en octubre las bancas de diputados logradas en 2009, cuando crisis del campo mediante había tenido una pobre perfomance electoral.

Justamente, la jefa de Estado recordó que en 2009 Néstor Kirchner reconoció su derrota ante Francisco de Narváez. "Nos toca enfrentar como fuerza política y vamos a seguir profundizando esa transformación porque es nuestra obligación", adelantó.

"Hace cuatro años había gente que dijo que venía con planes y con cosas para cambiar al país y aquí estamos sin esos planes", señaló, en clara referencia a Francisco de Narváez, quien peleaba el tercer puesto en la provincia de Buenos Aires.

Además, Cristina Kirchner felicitó a los candidatos porteños Daniel Filmus y Juan Cabandié, que sumaron más de 20 puntos en un distrito que suele ser "difícil" para el kirchnerismo (Cristina obtuvo 29 puntos en 2011) y pidió hacer "un esfuerzo muy grande" para ayudar a que se conozca la figura de Martín Insaurralde en provincia de Buenos Aires.

"Quiero felicitar y agradecer el esfuerzo de Martín, que hasta hace mes y medio lo conocía apenas el 20% del electorado. Ha hecho una pre-elección excelente. Pero todavía está siendo desconocido entre un 20% y un 25% del electorado", señaló la mandataria, al tiempo que llamó a trabajar para reducir ese porcentaje.

"Confío en que todos juntos podemos trabajar, militar. Somos la primera fuerza a nivel nacional y además somos gobierno", aseguró.

De todos modos, Cristina Kirchner advirtió: "Para mí sería muy fácil, frente a una elección, prometerles a todos ustedes lo que otros les prometieron: el 82% móvil, que vamos a bajar tal cosa, planes de seguridad… Pero (les digo) la verdad: no esperen que en estos dos meses y medio vaya a hacer cosas que no voy a poder hacer, porque me siento muy responsable".

"La verdad que, si tengo algún orgullo, es mirar a los ojos de cada argentino y que ningún argentino me diga: 'Usted dijo que iba a hacer tal cosa y no la hizo'", concluyó.