Justicia Argentina

Habló el otro juez del fallo del escándalo: "El abuso no es ultrajante sólo porque sea un niño"

Benjamín Sal Llargués fue uno de los firmantes del fallo que le rebajó la pena al violador de un niño de seis años. En una carta, defendió su accionar. "No tolero que digan que soy complaciente hacia el abuso", dijo
lunes, 25 de mayo de 2015 · 12:13

Un fallo de la Cámara de Casación que redujo la pena de un abusador de un chico de seis años generó una gran polémica la semana pasada. El juez que escribió los argumentos de la mayoría rompió el silencio y defendió su posición a través de una carta.

"El trabajo del juez consiste en aplicar la ley, no la que le gustaría aplicar, sino la vigente", aseguró Benjamín Sal Llargués en un correo electrónico que fue publicado este lunes por el diario Clarín.

Llargués regresó hace pocas horas a La Plata luego de pasar vacaciones con su familia en el sur del país. La semana pasada quien había defendido la sentencia fue su compañero de la Sala I, Horacio Piombo. Los dos magistrados recibieron fuertes críticas porque rebajaron de 6 a 3 años la pena para el abusador de un menor de edad porque el niño ya había sido abusado anteriormente y tenía "conductas homosexuales".

El escándalo provocó que la Facultad de Derecho de la Universidad del Sur de Bahía Blanca interrumpiera un contrato con Sal Llargués. También derivó en su separación del listado de asesores que toman exámenes a futuros jueces en el Consejo de la Magistratura provincial. A la par empujó la iniciación de un juicio académico en la UNLP (donde Piombo es profesor) y aceleró los tiempos de varios pedidos de juicio político que se habían presentado con anterioridad en la Legislatura bonaerense.

Llargués redujo la discusión a una cuestión técnica. Dijo que "el juez no puede considerar que un abuso sea gravemente ultrajante solo porque la víctima sea un niño, la ley no lo permite". Y recordó que el Código Penal "reserva la mayor pena para el abuso con acceso carnal, que no ocurrió en este caso".

De acuerdo al fallo, el niño fue atacado en el vestuario de un club. El imputado, Mario Tolosa, le introdujo una rama en el ano y luego le apoyó el pene. Luego lo habría obligado a practicarle sexo oral.

El magistrado acusó a los medios de prensa de "distorsionar" los fundamentos de la sentencia. Y atribuyó esa mala interpretación a "haber sido apartado de distintas instituciones, con la certeza de que se ignora el contenido y el sentido del fallo que firmara".

"Se ha criticado grandemente que el fallo de casación haya aludido a la orientación sexual de un niño de esa edad pero el tema fue traído por la sentencia original que es sobre la que trabaja casación", especificó.

E insistió: "Podrá resultar desagradable que por una cuestión técnica de aplicación de la ley el autor de un delito grave obtenga una reducción de la pena pero esa es la obligación del juez cuando determina que un agravante fue mal computada".

"Quienes me conocen saben que no merezco los graves calificativos que me han asignado, mas allá de la interpretación o valoración que puedan hacer de un fallo en particular, y deberían saber que después de más de 40 años de ejercicio profesional, que no pienso ni suscribiría las graves afirmaciones que han circulado por los medios de comunicación en su interpretación del mismo. No puedo tolerar que se afirme que soy complaciente hacia el abuso sexual infantil", completó Sal LLargués.