Politica Nacional

Nicolás Del Caño, el nuevo referente de la izquierda nacional

El cordobés, afincado en Mendoza desde 2006, dio el batacazo en las PASO al desplazar al histórico dirigente Jorge Altamira y convertirse en el candidato a la presidencia por el FIT.
domingo, 16 de agosto de 2015 · 13:46

"Cuando entrás a una fábrica o a una bodega, te echan como a un perro”, dice este hombre de 35 años que ahora es candidato a presidente de la Nación. El tercero en la historia que surge de Mendoza. El más joven de todos. El que es la gran sorpresa. El que rompe el molde.

Hablar con cierta calma con Nicolás Del Caño no es fácil en estos días. Su celular suena hasta que atiende el contestador o, con un poco de suerte, contesta él y dice que está a las corridas, que no puede hablar ahora y "llamame mañana, después de las 12. Si puedo, te atiendo”.

Ocurre que se multiplica, pero el día sigue teniendo sólo 24 horas y Del Caño hay uno solo, al menos para el interés de los medios, los mismos que lo descubrieron cuando la izquierda dio el batacazo en Mendoza hace 2 años.

La charla finalmente se produce. "Tengo cinco minutos”, dice, desde Buenos Aires. Se lo nota cuidadoso, al comienzo. Ha aprendido a cuidarse de la prensa. Sabe que representa a una ideología que sigue generando polémica y rechazo en la mayoría de esta sociedad, que parece temerle a cualquier idea que se parezca al comunismo. Como si todavía fueran los ’70.

"Nací en Córdoba y empecé a militar en la secundaria, cuando tenía 14 o 15 años”, dice. Más allá de su inquietud personal, reconoce que la decisión de involucrarse viene desde antes, desde la cuna. "Mi padre era militante de izquierda. En mi infancia me tocó vivir la hiperinflación, un momento muy difícil, y eso me fue marcando”, recuerda.

Además de su participación en el centro de estudiantes del Colegio Manuel Belgrano, del barrio Alberdi, también comenzó a sumarse a las luchas y reclamos de los trabajadores de las fábricas, como las de los obreros de Fiat, de la Cervecería Córdoba y del Sindicato de Luz y Fuerza.

Un tiempo después, como dirigente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, fue parte de las movilizaciones contra la Ley de Educación Superior. Era el año 2005.

Un año después se radicó en Mendoza, ingresó a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y comenzó su militancia desde la Universidad en la formación del PTS.

Un compañero universitario de Del Caño, que ahora milita en un sector de la Juventud Peronista, recuerda que "Nicolás era arrollador. Daba gusto escucharlo hablar. Te hacía entusiasmar. Yo creo que ha cambiado, que ya es más un político convencional y que su discurso tiene más fines electoralistas que de construcción”. Claro, es una visión surgida desde uno de los sectores que critica a la izquierda.

Mientras estudiaba y militaba, el joven Del Caño trabajaba. Cuenta que eran tareas más o menos temporales. En un call center, en gastronomía y en venta de indumentaria. Dice que su primera figura a seguir, fue el Che Guevara. Cuenta que después aparecieron Marx, Hegel y Trotsky.

"Siempre lo mío fue la militancia revolucionaria, como punto de partida para trasformar la realidad. En mi horizonte no tenía previsto este presente, con tanto nivel de exposición”, dice, pero reconoce que "es sólo un puesto más de lucha” y que la política, como carrera, no es algo que le interese salvo que surja como designio de las bases.

Sostiene que, por ser trabajador, no necesita que nadie le cuente sobre la precarización laboral y tampoco sobre las dificultades que tienen los jóvenes para estudiar.
En su página web, creada más por necesidad que por egocentrismo, recuerda que "en el 2011 tuve el orgullo de que mis compañeros me eligieran para encabezar la lista del Frente de Izquierda como candidato a gobernador, haciendo mis primeras apariciones en los medios masivos de comunicación. En el 2013 logramos en Mendoza una gran elección y me convertí en el primer diputado de izquierda en la historia de la provincia”.

Esos dos momentos hicieron de Del Caño la cara más popular de la izquierda y su figura fue aprovechada para otras campañas y como cabeza de lista.

–¿No hay otros integrantes de la izquierda capaces de hacer buenas elecciones, salvo vos o Noelia Barbeito?

–Sí, los hay. Ocurrió que, por ejemplo, con el desdoblamiento de las elecciones de la Capital de Mendoza no había mucho tiempo para hacer campaña. Los compañeros me eligieron, pero además de darme la confianza también se trató de aprovechar que ya la gente me conocía”.

Los medios nacionales también tomaron con cierta simpatía la imagen de Del Caño por sobre las tradicionales de la izquierda.

Además, la imagen del cordobés devenido en mendocino, también tuvo repercusión por algunos episodios que lo tuvieron como protagonista. "El 23 de octubre de 2014, mientras acompañaba a los trabajadores de Lear, la Gendarmería nos agredió en la Panamericana, hiriéndome con balas de goma, lo cual provocó el repudio de todos los bloques del oficialismo y de la oposición”, recuerda. Eso también alimentó su imagen.

En las PASO del domingo pasado Del Caño dio el último gran salto. Obtuvo el 51% de los votos, contra el 48,5% que logró su rival interno, Jorge Altamira, quien venía siendo desde 1983 el candidato puesto de la izquierda para las presidenciales.

En Mendoza, la performance de Del Caño fue arrolladora. Logró el 91,53% de los sufragios, contra el 8,47% del referente histórico.

Dice que el resultado indica "la necesidad de una renovación” y que las listas han estado integradas por mayoría de trabajadores y mujeres que siempre habían quedado fuera.

Sostiene que en octubre "el Frente de Izquierda va a ser la única alternativa política nacional independiente a los partidos patronales”. Lo cierto es que su figura ya está instalada.

Con presencia en los 24 distritos electorales

La boleta del Frente de Izquierda para la categoría Presidente (Del Caño-Bregman) y Parlamentarios del Parlasur (Ramal-D’Atri) estará nuevamente el 25 de octubre en los 24 distritos y tendrá listas legislativas en Jujuy, Mendoza, Neuquén, Santa Fe y Tucumán (encabezadas por dirigentes del PTS). En Córdoba, CABA, provincia de Buenos Aires, La Rioja, Santa Cruz, Chaco, Formosa, Río Negro, Tierra del Fuego y Salta estará al frente el sector del Partido Obrero.

En las PASO Jorge Altamira le ganó a Del Caño en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, con el 55 %, pero no fue suficiente para imponerse gracias a la amplia diferencia que hizo su oponente interno en otras partes del país, especialmente en Mendoza.

Los zurdos quieren hacer historia

►Buen número.
La Izquierda obtuvo en las PASO el 3,3 % de los sufragios, más del doble de lo que necesitaba para tener a un candidato en las presidenciales de octubre. Duplicó la cantidad de votos que había obtenido en las PASO nacionales de 2013.

►Sucesión.Tal como lo habían anunciado en la campaña legislativa de 2013, en diciembre Nicolás del Caño le cederá su banca a Soledad Sosa, que completará el período de cuatro años. "Ese acuerdo se respetará a rajatabla”, dijo Del Caño.

►Don Ángel y el Pilo.Los otros mendocinos que fueron candidatos a presidente de la Nación fueron Ángel Bustelo, en 1989, por Acuerdo Popular, y José Octavio Bordón, por el Frepaso, en 1995.

►A la juventud."Se quiere desmerecer nuestro triunfo por la juventud, pero nosotros queremos una renovación, porque es lo que se viene dando; queremos una gran fuerza militante de los jóvenes para salir de los pequeños círculos”, sostuvo Nicolás.

►AUH."Nadie puede estar en contra de la Asignación por Hijo, pero nosotros creemos que hay que generar una oportunidad de trabajo genuino”, definió Del Caño.

►Crítica."Las inundaciones son un crimen social. Esto ocurre por la falta de planificación que permite la construcción desmedida de barrios privados”, opinó el diputado del FIT.

Los sindicatos:"Hay lugaresen dondedirectamente no nos dejan entrar”

El candidato presidencial por el Frente de Izquierda y los Trabajadores dice que hay muchos sindicatos que no son democráticos, y ejemplifica: "Smata es una dictadura”.

La preocupación del FIT está puesta más en las organizaciones sindicales que en la política, aunque no lo digan tan abiertamente. Para ellos la construcción nace desde ahí y de los sectores estudiantiles.

"Hay lugares en donde directamente no nos dejan entrar. En las fábricas automotrices y en las bodegas, por ejemplo, nos echan como perros”, sostiene.

Además, afirma que en todos los sectores "sólo el 80 por ciento de los trabajadores tiene delegados y, por lo tanto, no se organizan internamente y no llevan las necesidades de los trabajadores a los sindicatos”.

¿Y la unión?:"No vamos aamontonargrupos”

Cuando se le pregunta si este es el momento para que los diferentes sectores de izquierda se unan definitivamente, Nicolás Del Caño contesta que "no debe buscarse esa unión sólo con fines electoralistas”, y pretende que eso surja desde la construcción y desde las bases. "No vamos a amontonar grupos”, sostiene.

–¿La izquierda está preparada para gobernar?

–Los trabajadores están preparados desde hace rato.

Sin embargo, pese a esa respuesta, Del Caño reconoce que "todavía hay experiencias que tener y cosas por madurar”.

Serán idealistas, pero no son estúpidos, y tienen el objetivo claro para octubre: sumar bancas, generar una fuerza opositora real y consistente. Un lugar en donde hacer escuchar sus voces.