Politica Nacional

El kirchnerismo perdió la intendencia de Bariloche

La actual jefa comunal de la ciudad y candidata a renovar su cargo, María Eugenia Martini, reconoció la derrota y felicitó a su contrincante de Juntos por Bariloche, Gustavo Gennuso, impulsado por el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck
lunes, 7 de septiembre de 2015 · 10:41

Con 239 mesas escrutadasde un total de 273,más del 87%, Gennuso, de Juntos Somos Bariloche, obtiene 47,17 por ciento de los sufragios, seguidoMartini, con el 23,74 por ciento yCarlos Aristeguide Cambiemos-PRO con el 8,08 por ciento.

 

"Esto es un respaldo a gente que trabaja por su ciudad, perono tiene nada que ver con lo nacional", aclaró el intendente electo esta mañana, en diálogo con Luis Novaresio en radioLa Red.

Pasadas las 21 de este domingo, la actual jefa comunal de San Carlos de Bariloche y candidata a renovar su cargo por el Frente para la Victoria, María Eugenia Martini, reconoció la derrotay felicitó a Gennuso.

"Lo más importante son las convicciones, la transparencia y la honestidad", señaló Martini al admitir este domingo que perdió la elección, publicó el diario Río Negro en su versión digital.

Más de 92 mil barilochenses, entre ellos tres mil adolescentes, votaron en 42 escuelas entre siete candidatos a intendente y once partidos que cargos a concejales y vocales del tribunal de cuentas.

 

La intendentaMartini buscaba su reelecciónal frente de una alianza entre el Frente para la Victoria y Unión por un Movimiento Popular.

 

El ingeniero nuclear Gustavo Gennuso se postuló con apoyo del gobernadorAlberto Weretilneckpor Juntos porBariloche, mientras el ex diputado peronista Osvaldo Nemirovsci, a su vez, competía por el Movimiento Vecinal por Bariloche con apoyo del partido Todos por Bariloche.

 

Luis Nieto, también de extracción justicialista, se presentó como candidato a intendente por el Partido Vecinalista, mientras Fabián Martello se postuló por Compromiso Cívico y Social.

 

Por Cambiemos competía el coronel retirado Carlos Aristegui y por el Frente de Izquierda y Trabajadores, Rodolfo Sánchez.

 

En estos comicios se empleó por primera vez laboleta únicaen una elección para todas las categorías.

 

Complicado inicio

De acuerdo a lo reportado por la prensa cordillerana en base a fuentes policiales, un grupo de jóvenes, en su mayoría menores de edad, arrojó piedras alrededor de las 7.30 contra la escuela ubicada en inmediaciones del barrio El Alto por lo que intervino el Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate que incluso usó balas de goma para reprimir a los violentos.


Las fuentes señalaron que los jóvenes habían salido alcoholizados de una fiesta en la zona y por motivos aún no esclarecidos atacaron a la escuela.

 

La presidenta de la Junta Electoral Municipal, Karina Chueri, se hizo presente en el colegio aproximadamente a las 9 para analizar la situación y, a las 10, determinó, junto con los restantes integrantes del cuerpo, que la jornada electoral continuará con la seguridad garantizada por la policía.

 

El director del establecimiento atacado, Leo Basanta, aseguró que la escuela "está destrozada, sobre todo vidrios, ventanas y el techo, a raíz de las piedras arrojadas".

 

Además, apuntó que hubo daños en autos que estaban estacionados en el lugar.

 

Por otra parte, un local del Frente Grande alineado con el gobernador Weretilneck fue asaltado anoche por desconocidos que se llevaron una netbook y un equipo de música y provocaron desorden.

 

El robo en el local, ubicado en Pasaje Gutiérrez 935, fue detectado hoy a las 8 cuando los encargados abrieron la sede y notaron los faltantes.

 

Ante esas situaciones, la intendente Martini dijo después de votar que "fueron hechos policiales y las elecciones en general avanzan con total normalidad".

 

"En la Escuela 315 lograron abrir todas las mesas y también ahí se vota normalmente. Incluso es alta la participación" en toda la ciudad, añadió.

 

El candidato a intendente por Compromiso Cívico y Social, Fabián Martello, repudió los incidentes cuando visitó la escuela atacada y señaló que era "una vergüenza, estas cosas no deberían pasar".