Los Sauces, otro nexo de los Kirchner y Báez

En público, la gobernadora Alicia Kirchnerniega que su familia mantenga vínculos comerciales con el empresario patagónicoLázaro Báez . Pero la ex familia presidencial utilizó la sociedad Los Sauces SA para completar múltiples operaciones inmobiliarias con el dueño de Austral Construcciones.
miércoles, 30 de marzo de 2016 · 10:13
Esos negocios inmobiliarios de los Kirchner incluyeron dos complejos habitacionales construidos y alquilados por Báez y el terreno donde levantaron un hotel en El Chaltén. Y, en plena época del cepo cambiario, por lo menos dos transacciones en dólares, como la compra del chalet donde hoy vive la ex presidenta en esta ciudad.

La tormenta que se ciñe sobre los Kirchner y los Báez acumula además ribetes curiosos, que pueden rastrearse en los documentos públicos a los que accedió LA NACION.

También reflejan las diferentes operatorias comerciales e inmobiliarias que protagonizaron a través de los años.

Así, uno de los datos más curiosos que surgen de la documentación oficial es que, además de las transacciones concretadas en dólares, Báez aparece por primera vez como vendedor de un inmueble a los Kirchner.

Los Sauces SA se constituyó el 7 de noviembre de 2006 con Néstor Kirchner , Máximo Kirchner y Cristina Fernández como socios fundadores. El capital social de la empresa era de 100.000 pesos.


Según datos a los que accedió LA NACION, el ejercicio contable de 2006 no mostró movimientos, mientras que en los de 2007 y 2008 no distribuyeron utilidades, ya que en sus balances declararon no haber realizado operaciones.

Al año siguiente, sin embargo, y a pesar de no haber operado durante los años anteriores, los Kirchner utilizaron Los Sauces para declarar inmuebles que superaron los $ 9 millones.

En este período también aparecieron deudas de esa sociedad con diversas empresas de Báez por casi tres millones de pesos. De hecho, entre los inmuebles adquiridos a nombre de Los Sauces aparecen tres operaciones inmobiliarias que los vinculan.

Una de esas operaciones se centró en un terreno de 278 metros cuadrados ubicado sobre la calle Mariano Moreno de Río Gallegos. Kirchner lo había adquirido en 1979, durante sus primeros años como abogado.

Según testigos de la época, allí había apenas una casita de material ligero. Pero el 25 de noviembre de 2008, esa propiedad se transfirió "a título de aporte irrevocable" a Los Sauces SA por 13.500 pesos.

Para cuando Kirchner concretó el traspaso de ese inmueble a la sociedad Los Sauces que él mismo controlaba, sin embargo, Austral Construcciones ya había iniciado en ese predio la construcción de un complejo de departamentos que luego Báez alquilaría para los gerentes de sus empresas.

Y no sólo eso: el pago de las rentas por esos alquileres se concretó meses después en la oficina inmobiliaria de Máximo Kirchner, según reveló LA NACION.

Sin embargo, el ex presidente no fue el único que aportó propiedades para justificar el capital inicial de esa sociedad familiar. También Cristina Kirchner aportó un terreno de 318 metros ubicado en la esquina céntrica de Tucumán y Alvear de esta ciudad.

La evolución de ese terreno mostró una notable similitud con el anterior. Al igual que su marido, la ex Presidenta adquirió ese inmueble en 1979, cuando se encontraba hipotecado, y apenas dos meses después que Kirchner, en enero de 2009, también le transfirió su dominio a Los Sauces SA.

Además, para entonces, Austral Construcciones también ya había iniciado allí la construcción de un complejo de departamentos que luego alquilaría y pagaría a sus dueños.

Dos meses después de esa segunda operatoria, el 7 de abril de 2009, en tanto, Los Sauces compró una parcela de 1961 metros cuadrados sobre la avenida principal de la localidad de El Chaltén. Allí se erige la hostería de montaña La Aldea y, según reveló Clarín, hace pocas horas comenzó a demolerse parte del edificio.

En ese caso, la transacción inmobiliaria de los Kirchner se asentó por $ 200.000, según consta en el informe de dominio 3645, al que accedió LA NACION. Y Báez no construyó otro edificio de departamentos para luego alquilarlos a los Kirchner. Se encargó, en cambio, de gerenciar un hotel.

En efecto, Báez se encargó de administrar La Aldea por medio de Valle Mitre, la firma gerenciadora con la que administró también los hoteles Alto Calafate y Las Dunas de los Kirchner hasta agosto de 2013.

A partir de entonces, el gerenciamiento pasó a otra sociedad anónima, Idea SA, fundada por el ex gobernador Carlos Sancho, socio comercial de Máximo Kirchner en la inmobiliaria, aunque la cara más visible de esa sociedad hoy es Osvaldo Sanfelice, el asesor inmobiliario por excelencia de la ex familia presidencial. (lanacion.com.ar)