La imagen de Macri cayó al menos 9 puntos en el verano

El escándalo del ministro Triaca,los funcionarios con cuentas offshore, pero sobre todo la inflación, causaron incomodidad en el oficialismo
domingo, 11 de marzo de 2018 · 10:54

Algunas consultoras estimaron en sus mediciones que durante enero y febrero, la imagen presidencial observó una caída de unos 9 puntos. 

Otros trabajos ubicaron esta caída hasta en 15 puntos. La reforma previsional impulsada por el gobierno en diciembre pasado, el escándalo del ministro Jorge Triaca, las apariciones recurrentes de funcionarios con cuentas off shore, y, sobre todo, el rebrote inflacionario, marcaron la temperatura de un verano caliente e incómodo para el oficialismo. 

Los Andes consultó a distintos politólogos y encuestadores sobre las causas de la caída de imagen presidencial y sobre cuán de fondo es esta aparente pérdida de capital político del oficialismo.

Mariel Fornoni (Management & Fit)

l “Nosotros tuvimos 9 puntos de caída. Pero está en los niveles del año pasado. Lo que ha perdido fue lo ganado post-elección”.
 
l “¿Por qué perdió esos puntos? Algunas cosas: la primera tiene que ver con la economía, claramente. La gente siente el aumento de las tarifas, del transporte, el aumento del colegio privado para algunos, el rebrote inflacionario de enero y febrero. Esto más la preocupación por la desocupación”.
 
l “Pero también, para el segmento que aprobaba la gestión de Macri, es muy importante el tema de la transparencia y de la corrupción. Y hubo algunos casos, fundamentalmente el de Triaca, que le pegó al gobierno”.
 
l “Creo que el gobierno debe tratar de retomar la empatía que generaba con la gente, con los timbreos, por ejemplo. Hoy el gobierno aparece enojado, con los empresarios, por ejemplo, y ese no era su estilo”.
 
l “Cuando medimos el índice de optimismo económico y político, algo que hacemos todas las semanas, aún no vemos que se haya frenado la caída. Temas como poner en debate aborto o igualdad de género son distractores: las preocupaciones pasan por otro lado”. 

Andrés Gilio (Opina Argentina)

l “Al presidente Macri lo tenemos con una imagen positiva de alrededor del 45% que se estabilizó a finales de febrero. Es el valor que tuvo durante el año pasado. Tuvo una caída fuerte en diciembre, casi llegando a los 40 puntos, como consecuencia de la reforma previsional”.
 
l “No tiene una caída de imagen fuerte, porque el espacio que representa el macrismo no tiene a dónde ir. Hay muchos cuestionamientos a la gestión, a la política económica. Las dos tienen caídas importantes en lo que va del año. También cayó la percepción sobre el gobierno respecto a la corrupción y a la seguridad. Hay insatisfacción dentro de Cambiemos, pero no hay lugar adonde fugar ese descontento”.

 

Analía del Franco (AdF Consultores)

l “La imagen del presidente Macri siempre ha dividido aguas: la mitad a favor, la mitad en contra. La famosa grieta. En mayo de 2017 empieza a crecer la imagen de Macri, al punto de llegar al 60, 62% el 22 de octubre (elecciones nacionales legislativas). Esto duró 30 días. A partir de diciembre empieza la decadencia que se extendió por el verano, cuando perdió 12, 14 puntos. Pero Macri, en definitiva, perdió puntos ganados. Ahora estamos igual que en mayo pasado”.
 
l “En su núcleo duro o semiduro, no cayó tanto. Pero lo que sí vienen en baja son los indicadores de humor social, al igual que las expectativas, que bajaron 15 puntos en dos años. Si uno pregunta 'usted cree que la inflación va a bajar', solo te responde que sí el 30%, es decir, menos de los que tienen imagen positiva de Macri. 

Ricardo Rouvier (R. Rouvier & Asociados)

l “No quiero hacer mala competencia con nadie, pero fuimos de los primeros que dijimos que desde diciembre había una caída de la imagen presidencial. Esto nos salió en el monitoreo mensual que hacemos. Advertimos un cambio de tendencia, fundamentalmente a raíz de la reforma previsional. Después, ya en el verano, se agregaron los tarifazos, el rebrote inflacionario y el tema Triaca donde la sociedad quería otra resolución”.
 
l “La pérdida de imagen de la gestión supera a la pérdida de imagen de Macri. La gestión ha sido más castigada por la opinión pública. 

Graciela Römer (Römer & Asociados)

l “La caída tanto de la imagen del Presidente se vincula con dos cosas: por un lado hay un agotamiento de expectativas, algo que podría ser razonable después de dos años de gestión, y por otro, por la sucesión de una serie de eventos políticos”.
 
l “Con la reforma previsional, hubo un punto de quiebre. Comenzó un corte en el sostenimiento de las expectativas. Este gobierno atravesó los primeros 24 meses basado fundamentalmente en las expectativas de mejoras más que en los resultados concretos. Los grandes desafíos que han tenido que ver con el tema inflacionario y de inseguridad, pero sobre todo inflacionario, quedaron absolutamente estancados”.
 
l “Ahora se ha amesetado la caída, quizás a partir de la rendición de cuentas del Presidente ante el Congreso. Fue muy creativa e inteligente la nueva agenda planteada como una manera de recomponer el vínculo con la sociedad”.   

Gustavo Marangoni (M&R Asociados/Query Argentina)

 

l “El saldo negativo de la imagen de gestión es más importante que la de Macri. En febrero, el Presidente tenía una imagen positiva del 39% y una negativa del 51%; la gestión un 33% positiva contra un 56% negativa. Pero cuando ves la serie y comparás con febrero de 2017, da prácticamente lo mismo”.
 

Federico González (González & Valladares)

l “La imagen está cayendo pero no me parece que sea un fenómeno de magnitud, ninguna catástrofe. De todos modos, el gobierno en los temas estructurales no alcanza a definir el rumbo, como puede ser con la inflación. La gente no llega a fin de mes y hay preocupación. Hay quienes se desencantan y desilusionan”.
 
l “Es cierto que hay malestar, pero si hubiese elecciones hoy, igual el gobierno gana. El descontento no termina de ir hacia otra opción concreta. No se avizora nada claramente mejorador”.
 
l “El gobierno tiene muchos errores, pero también aciertos, como enviar el proyecto de ley para equiparar salarios. Un golpe de efecto seguro que prende en mucha gente. El gobierno termina generando agenda”.

 

“Cantan en contra pero lo votaron y lo volverán a votar”

“Todo nace de un error arbitral involuntario en San Lorenzo-Boca. Luego se fue repitiendo como un hit chistoso. Hoy muchos que cantan eso son votantes de Macri: lo votaron y lo van a volver a votar”. 

Daniel Angelici, el influyente presidente de Boca Juniors, procuró minimizar un fenómeno que fue creciendo desde aquel 4 de febrero pasado. Pero la pegadiza melodía pasó de los estadios, a los recitales, redes sociales, subte porteño y hasta se escuchó en “Cocineros Argentinos”, programa de cocina de la TV Pública. 

 

Están quienes vinculan el fenómeno a la situación política del país; otros lo ven como una expresión de protesta pero acotada al fútbol, mundo muy asociado a Macri.

“Yo estuve en la cancha de River -dice el consultor Gustavo Marangoni- donde hubo cantos con insultos. En el Monumental surgió por el pésimo arbitraje contra Godoy Cruz. En el imaginario del hincha de River está que la AFA es bostera. Ahora también es cierto que esos cánticos no cuadrarían si la situación económica estuviese bien”, aclaró. 

Para el consultor político, Federico González, “el antimacrismo siempre se expresó coreando consignas del tipo ‘Macri, basura, vos sos la dictadura’. No me sorprende.

Pero creo que robustece al gobierno. La clase media ‘ilustrada’, ve a las hinchadas como resabios de patoterismo, de barrabravismo. Al final, esos cánticos terminarán produciendo un efecto contrario”.

Andrés Gilio, director de Argentina Opina, no cree que los cánticos “sean el emergente de un fenómeno social opositor que se está cociendo. Hay hinchas que putean frente a la sospecha de que el dispositivo Macri, Tapia, Angelici favorece a Boca, pero esto va independientemente de otros temas. Y después hay que contar que un treintaypico por cierto de la población es muy antimacri y si puede se expresará en la cancha. ¿Por qué a Cristina Fernández no se la insultaba en el fútbol? No era su terruño, como sí es el de Macri”, respondió Gilio.

La socióloga Graciela Römer entiende que “lo que sucede en Argentina con los cánticos contra Macri es relativamente más creativo que lo que sucede con Trump en las redes sociales. Allí, a los opositores aún no se les ocurrió utilizar los estadios, pero quién dice que no lo hagan al ver lo que sucede aquí”.

La melodía fue compuesta por “Sheriko” e interpretada por Horacio Malvicino para festejar el regreso de Perón al país en 1973, se llamó “Es tiempo de alegrarnos”.

Desde entonces, con variaciones en la letra, es usada en las canchas de fútbol.

Según publicó Página/12, el 23 de mayo del año pasado, jugaban por la Copa Argentina, en Rafaela, Talleres con Defensores de Belgrano. Fue entonces que un grupo de hinchas del club porteño empezó a cantar “votaste a Macri, la pqtp…”, recordando el decisivo aporte electoral de la provincia en el triunfo electoral de Cambiemos en 2015.

 

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios