Daniel Scioli: “En el peronismo nadie es más que nadie y hay que ir a internas”

Lanzado a la carrera presidencial propone que todo el arco peronista, incluida Cristina, vaya a las PASO para elegir al mejor postulante.
domingo, 14 de abril de 2019 · 11:18

Daniel Scioli se lanzó como precandidato presidencial y propone que todo el arco peronista, incluida Cristina Kirchner, vaya a una interna para que la gente elija al mejor postulante para enfrentar a Mauricio Macri en octubre. En una entrevista con Los Andes el ex gobernador bonaerense y ex vicepresidente de Néstor Kirchner dijo cómo sería su plan económico y señaló que no se podían dejar las tarifas congeladas, pero tampoco subirlas “más de 2.000%” como hizo el Gobierno.

-¿Qué lo llevó a lanzarse para competir otra vez?

- Lo que está ocurriendo en el país. La demanda de la gente de ir por otro camino y no este que nos plantea el Gobierno. Lo que le pasa en la vida real a la gente: no le alcanza el salario, cierran las pequeñas y medianas empresas.

 

En 2015 había cuestiones para resolver, como el déficit fiscal y la inflación. El Presidente dice: ‘No había otro camino, era esto o Venezuela’. ¿Qué opina?

- Que había una manera distinta de solucionar los problemas pendientes. Yo fui un pionero en su momento al plantear el tema tarifas, que me había generado una gran tensión y un conflicto con Néstor Kirchner en su momento. Ahora, entre dejar las tarifas congeladas y aumentarlas más del 2.000% había un camino intermedio. El salario no puede seguir siendo la variable de ajuste. Una cosa es tener créditos internacionales para inversiones y modernización de nuestra infraestructura. Otra cosa es que se siga sumando deuda como gran condicionamiento para el futuro del país. Hoy el mundo está en la tendencia de proteger sus sectores productivos. Es el camino que yo proponía y propongo, opuesto a lo hecho por el Gobierno. Han subido la tasa de interés para estabilizar al dólar y bajar la inflación. Pero ni estabilizan al dólar ni baja la inflación. El otro camino tiene que ver con una simplificación y reducción de impuestos.  

- ¿El Gobierno no cambia de plan económico por convicción, por el FMI o porque es lo que puede hacer en este momento?

- Hay una combinación. Están convencidos que este es el único camino y que vamos bien, que no es lo que siente la gente. Y ahora condicionados por el FMI, que pide más ajustes, reformas laborales, previsionales, que van a seguir atacando el corazón de la organización económica y social de un país, que es el consumo. Si bajan las jubilaciones y los salarios pierden contra la inflación se deteriora el consumo, y si esto pasa baja la recaudación impositiva y genera la necesidad de ir a tomar más deuda para solventar el déficit. Al mundo le tenemos que decir: no necesitamos que nos presten plata, sólo que nos compren lo que estamos en condiciones de producir.

 

- Está claro que la economía va a ser un tema central en la campaña, pero también está la cuestión de la grieta. ¿Cómo se supera?

- Achicando las desigualdades. La mayor grieta en una sociedad se da con las desigualdades sociales cuando los ricos son cada vez más ricos y aumenta la pobreza y el desempleo. Y, en mi caso, lo digo con humildad, me mueve un espíritu componedor, moderado, de acercar posiciones, de pacificar, de desestrezar, de acercarme al que piensa distinto, de dialogar. Y fundamentalmente ningún espíritu de revancha, de odio o rencor.  

 

- Hoy hay una clara interna dentro del mismo peronismo. ¿Cómo harán para acercar las partes?

- Acá hay que tener un diagnóstico muy claro, un programa de gobierno, planes y con quién llevarlo adelante, y yo lo tengo. Y fundamentalmente tengo una responsabilidad por ese 49% de los argentinos (12 millones de votos) que me acompañó en el balotaje de 2015, cuando yo advertía lo que iba a pasar y proponía ir por la senda del desarrollo, no dejando todo como estaba. Yo entiendo a la gente que fue en busca de un cambio porque estaba cansada de muchas cosas, evidentemente había una sed de cambiar, pero no con el cambio que vino después.  

- Si Cristina Kirchner apela a la lógica de Lavagna y dice que su candidatura está atada a un consenso y no quiere internas. ¿Qué posición tomaría?

- Ir a las PASO, que son la mayor expresión democrática para ordenar las candidaturas. Y si hay una autocrítica que podemos realizar porque en la derrota se aprende, que por no haber ido a las PASO y potenciado las candidaturas nos perdimos la posibilidad de conducir el país o en 2017 que no se pudo dar esa PASO entre Cristina y Randazzo.

Entonces en este momento, cuando todos hemos ganado y perdido elecciones, cuando nadie es más que nadie, cuando esta diversidad que hay es necesaria ordenar democráticamente yo me someto a la voluntad popular. Y esas PASO están abiertas para todos los sectores.

 

- ¿Qué opinión tiene sobre las detenciones de ex funcionarios y de la causa de los cuadernos, el desempeño de los tribunales?

- Esto forma parte de los desafíos que hay de cara al futuro: la plenitud de la independencia de los poderes. Dejar atrás la judicialización de la política o la politización de la Justicia. Tenemos que madurar y crecer en calidad democrática.

Prioridad

- ¿Cuál debería ser la prioridad a partir del 10 de diciembre?

-Uno de los grandes temas que yo espero que este Gobierno ya lo plantee antes de llegar a diciembre es la reprogramación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Y el cambio del programa económico: hay que pasar del ajuste a un plan de crecimiento y de desarrollo. Esto lo hizo Portugal, con éxito. Los portugueses dijeron: ‘Si no recuperamos los salarios, las jubilaciones y el mercado interno, no vamos a crecer y no le vamos a poder pagar al FMI”. 
 
-¿Y fronteras adentro?

DS-El gran tema es el de las tarifas. Y el sistema financiero: la banca pública tiene que liderar el mercado de créditos para el consumo porque si no el gobierno busca ahora reparar con medidas que antes defenestraba, como Ahora 12 o Precios Cuidados, o replantear el tema con los créditos en Unidades de Valor Adquisitivo, que hace estragos.

 

Los Andes