Todos los ojos sobre Schiaretti: una lista corta en Córdoba puede inclinar la cancha a favor de Macri-Pichetto

El gobernador cordobés ha venido enviando señales de aproximación al gobierno nacional. Ahora, con Pichetto en la fórmula, crece la expectativa de un apoyo
viernes, 14 de junio de 2019 · 15:22

Juan Schiaretti tuvo toda la atención del país político el 12 de mayo –cuando arrasó en las elecciones provinciales-, y la volverá a tener en los próximos días. Ahora la expectativa pasa por saber si se mantendrá fiel al "espacio del medio" para apoyar explícitamente a la fórmula Lavagna-Urtubey o si le hará un guiño a la dupla Macri-Pichetto.

La decisión de Schiaretti pasa por definir si en las elecciones generales presentará "lista corta", es decir si únicamente presentará candidatos a legisladores sin colgar a sus candidatos de una fórmula presidencial.

Si se diera esta segunda opción, eso sería interpretado por todo el ámbito político como un llamamiento a votar por el Gobierno. Algo que puede ser determinante ante la perspectiva de una elección pareja. Con un 8,6% del padrón electoral, es el segundo mayor distrito del país después de la provincia de Buenos Aires.

Y Macri guarda el mejor de los recuerdos de esta provincia, que en 2015 le dio nada menos que un 72% de los votos, con lo cual no es exagerado decir que inclinó la balanza en la definición contra Daniel Scioli.

En aquella oportunidad, Schiaretti había sido inmune a los intentos de seducción del kirchnerismo, que le prometía una mejora del trato hacia la provincia. La negativa del cordobés era lógica: bajo el mandato de José Manuel de la Sota, la provincia había sido una de las más perjudicadas por el manejo discrecional que Cristina Kirchner hacía de los recursos financieros y logísticos.

Hasta el día de hoy, los cordobeses recuerdan cómo en la huelga policial de 2013 el gobierno nacional se negó a enviar la gendarmería, pero que luego sí mandó refuerzos a las demás provincias cuando se produjo el efecto dominó en las protestas. También quedó en el recuerdo el conflicto en torno a recursos para el pago de jubilaciones.


La relación entre Schiaretti y Macri fue mucho mejor, al punto que muchos analistas atribuyeron a la mejora en la distribución de recursos tributarios el triunfo electoral del cordobés, porque gracias a esa situación pudo implementar un vasto plan de obras públicas.

Y en la misma noche del triunfo hubo algunas señales y frases entrelíneas de Schiaretti que hoy adquieren nueva significación.

Por ejemplo, cuando negó que el resultado nacional pudiera "nacionalizarse" y dijo: "Córdoba ha demostrado que puede votar un intendente, un gobernador o un Presidente de partidos distintos".

En ese momento, Schiaretti oficialmente impulsaba la consolidación de Alternativa Federal, donde había por lo menos cuatro dirigentes que se habían mostrado dispuestos a postularse a la presidencia. ¿Por qué hacer esa aclaración, entonces? ¿Tenía ya en mente Schiaretti la posibilidad de terminar apoyando nuevamente a Macri?

Gestos de acercamiento a Macri
En su discurso tras la reelección, el cordobés dejó en claro que no quería ningún acercamiento con el kirchnerismo.

Desde su orgullo por el equilibrio fiscal hasta su reivindicación de que Córdoba nunca declaró un defult de la deuda. Desde su mensaje conciliador con las fuerzas armadas hasta su defensa del rol del empresariado, todo pareció ir en contra de un acercamiento a Cristina.

Y, para rematar, pronunció esta frase: "Estamos convencidos de que no habrá república en Argentina sin peronismo. Y no habrá peronismo si no es republicano".

Por si quedaban dudas, en la semana siguiente visitó a Macri, con quien se fotografió sonriente y abrazado. Una imagen que luego repetirían Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey.

Esa acumulación de gestos, más la posterior ruptura con Massa, el enfriamiento de la relación con Lavagna y luego la decisión de tomarse vacaciones en pleno cierre de las candidaturas dejaron en el ambiente político una sensación inequívoca: Schiaretti está hoy mucho más cerca de Macri que de Lavagna. Y definitivamente alejado de Sergio Massa.

Si algo faltaba para que ese apoyo fuera más evidente, era la presencia de un peronista en el "Cambiemos ampliado".

Con Pichetto complementando la fórmula, todo queda dispuesto para que el gobernador cordobés intente que, una vez más, su provincia incline la cancha a favor de Macri. Ni siquiera es necesario que haga un llamamiento explícito para votar por esa fórmula: alcance con la presentación de la lista corta.

Fuente: IProfesional