Paralizado por el año electoral, el Congreso aprobó sólo siete leyes

Hace un mes que no hay sesiones. Las elecciones en sus provincias y el cierre de listas, al parecer, tienen ocupados a los legisladores.
jueves, 20 de junio de 2019 · 15:28

En lo que va de 2019, la Cámara Baja aprobó tres leyes y la Cámara Alta, cuatro. Es decir que en el Congreso, que integran 257 diputados y 72 senadores, se aprueba apenas una ley por mes.

En el edificio del Parlamento no vuela una mosca. Los diputados sesionaron por última vez el 15 de mayo. En el Senado la última reunión fue una semana después, cuando aprobaron un puñado de iniciativas pero otras, como la que regula el traspaso de mando presidencial, no pudieron ser votados por falta de cuórum: los senadores se fueron del recinto, sin justificación.

El cierre de listas tiene enloquecidos y muy ocupados a los dirigentes políticos, muchos de los cuales son legisladores nacionales.

Este año, por la conformación de dos alianzas electorales grandes, Juntos por el Cambio y Frente de Todos, los nombres y los lugares en las nóminas de precandidatos a diputado y senador son muy discutidos.

Pero la actividad parlamentaria ya venía alicaída desde el año pasado, por la imposibilidad del oficialismo de construir una mayoría para sancionar leyes.

Y este año la parálisis de acentuó porque muchos diputados y senadores están en sus provincias haciendo campaña, en muchos casos en el afán de renovar sus propias bancas.

Pero, sobre todo, porque 15 de las 24 provincias adelantaron sus elecciones locales, lo que dificultó conseguir el número suficiente para las reuniones de comisiones y para las sesiones.

Con 57 leyes sancionadas, 1987 fue el año de menor producción parlamentaria desde el retorno de la democracia.

En 2019, a juzgar por las siete leyes sancionadas en este primer semestre, el resultado se encamina a ser aún más pobre.

Qué leyes aprobaron

En Diputados, las tres leyes que obtuvieron sanción definitiva son la de narcomenudeo, que permite la intervención de las policías provinciales en casos de narcotráfico; la de prórroga por un año de la emergencia económica a la producción de peras y manzanas en Neuquén, Río Negro, Mendoza, San Juan y La Pampa, y la que habilita a las empresas privadas a financiar las campañas electorales, lo que estaba prohibido.

En el Senado, las cuatro leyes aprobadas son la de protección para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres; la que instituye la ceremonia escolar de Promesa de Lealtad a la Constitución Nacional el primer día hábil siguiente al 1º de mayo de cada año; la que crea el Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento (para beneficiar a la industria del software), y la que declara por un año la emergencia económica a la producción de cítricos en Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Jujuy y Salta.

Lo que viene

En Diputados hay una tibia intención de sesionar la semana que viene para debatir el proyecto de ley de Góndolas, destinado a impedir los abusos de posición de las corporaciones alimenticias en los supermercados.

Pero algunos diputados ya estiman que será difícil conseguir el número para reunirse en el recinto.

 

La iniciativa, además, tiene dos dictámenes firmados, lo que significa que ni siquiera hubo un acuerdo generalizado sino más bien diferencias.

Diputados también podría reabrir las puertas del recinto con la visita del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que deberá brindar el último informe de gestión y finanzas del Estado y responder preguntas. Pero aún no hay fecha.

En el Senado, en cambio, no hay ninguna sesión prevista para las próximas semanas. Toda la atención está concentrada en un asunto político partidario: la vacante que dejó Miguel Pichetto en la presidencia del Bloque Justicialista.

Carlos Caserio, Pedro Guastavino y José Mayans, vicepresidentes del bloque del PJ, difundieron ayer un comunicado en el que convocan a una reunión para martes a las 16, con del fin de resolver esta cuestión.

Como anticipó Los Andes el miércoles, la mayoría prefiere mantener el bloque del PJ como una bancada independiente, sin formar un interbloque con el Frente para la Victoria, que lidera Cristina Kirchner y preside el neuquino Marcelo Fuentes.