El Papa Francisco se despega de la interna entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner

La relación entre el Papa y la administración del Frente de Todos pasa por su peor momento. Francisco ha decidido no intervenir en el conflicto entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Además, no avala la nota del arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Fernández.
viernes, 17 de septiembre de 2021 · 09:34

 

“No hay ningún dialogo, están todos los puentes rotos”, afirman desde el Vaticano al medio  MDZ voceros del Papa Francisco en relación a los rumores que indicaban su supuesta participación en el conflicto entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Incluso se llegó a especular el miércoles con un llamado de Jorge Bergoglio a la vicepresidenta para que saliera a respaldar públicamente al ministro de Economía, Martín Guzmán, el preferido del ocupante del trono de San Pedro. Esas especulaciones fueron rotundamente desmentidas desde la Santa Sede: “hace meses que no habla con el presidente y su vice”. La relación entre el Sumo Pontífice y la administración del Frente de Todos pasa por su peor momento.

También toman distancias de la carta que se conoció en las últimas horas del arzobispo de La Plata, Víctor Fernández, que se interpretó en el mundo político como una desautorización a Alberto de un hombre cercano al jesuita. “Esperamos que el presidente pueda revisar a tiempo su agenda de prioridades, para evitar una debacle que terminaría dañando todavía más a nuestro pueblo. Lo hemos visto muy entretenido con el aborto, la marihuana y hasta la eutanasia, mientras los pobres y la clase media tenían otras hondas angustias que no obtenían respuesta”, escribió el obispo cercano a Roma en el diario La Nación.

 

El papa Francisco y un durísimo mensaje contra Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner

Según cuentan en fuentes eclesiásticas, “Tucho” Fernández había redactado esa nota hace varios días y al ser publicada en el actual contexto de tensión dentro del oficialismo quedó como una toma de posición del propio Bergoglio. “Se cortó solo, no consultó con nadie y cayó muy mal entre la mayoría de los obispos”, aseguran los voceros. Consideran que fue un “gesto desafortunado porque es un momento donde la Iglesia debe medir bien las palabras para no contribuir a la crisis”. Y aseguran que el Papa ni siquiera estaba al tanto del contenido de la nota de su obispo más cercano.

“El Sumo Pontífice está fuera de todo lo que tiene que ver con el contexto argentino”, dicen sus allegados. Y además comentan que se encuentra descansando luego de su viaje a Hungría y Eslovenia. En julio de este año anticipamos que la relación de Francisco con el presidente y Cristina está cortada desde hace tiempo. Le cayó muy mal no haber recibido un mensaje del jefe de Estado cuando fue intervenido quirúrgicamente. Viene fastidiado con la administración del Frente de Todos desde la aprobación del aborto.

El vínculo se fue deteriorando a partir del inicio de la pandemia, no sólo por la mala administración de la cuarentena, sino además por el pésimo manejo de la compra de vacunas para evitar mayor cantidad de muertes. Francisco, que tiene una excelente relación con el presidente de los Estados Unidos Joe Biden, se ofreció para facilitar la llegada de las vacunas de ese país. Pero desde la Casa Rosada, por influencia del Instituto Patria, optaron por ignorar esas gestiones.

La información que venía recibiendo de los obispos en términos del fastidio de la gente por el pésimo manejo de la cuarentena y la creciente crisis social le anticipaban un resultado en las urnas como el del domingo. Por eso decidió profundizar su distancia del escenario argentino. Ni siquiera aceptó recibir en Santa Marta al ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, quien se había acercado personalmente a la Santa Sede.

 

mdz