Amenazas a Hebe de Bonafini: procesan a exmonja y un marinero

Fueron procesados por las amenazas de muerte que recibió la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por teléfono en su domicilio particular.
lunes, 14 de septiembre de 2020 · 10:18

 

El llamado que denunció Hebe de Bonafini en su casa fue hecho a las 5 de la mañana de ese día y según las pericias el mismo fue hecho desde un celular cuya línea está atribuido a J.C, una ex monja que en la actualidad es enfermera del Hospital Presidente Perón de Sarandí, en Avellaneda.

El juez federal de La Plata Ernesto Kreplak procesó a la ex monja y a su pareja, un marinero, quien también fue parte de las amenazas, pero con prisión preventiva por el curso de la investigación donde aún hay medidas de prueba y ante el peligro de fuga.

El juez Kreplak comprobó que el llamado que recibió Hebe de Bonafini partió de esa línea asignada a la ex monja pero que del teléfono hacía uso su pareja, lo que coincide con la versión de la titular de Madres de Plaza de Mayo sobre que la voz del otro lado del teléfono era masculina.

No sólo por la titularidad de la línea, sino que además el juez comprobó que la llamada a Bonafini y otras que se hicieron desde esa línea, impactaron en una celda de teléfono ubicada a metros del domicilio de los acusados.

En su defensa, la ex monja dijo que durante esos días había olvidado su teléfono celular en su trabajo pero cuando se le pedía detalles no aportaba los nombres de los compañeros de trabajo quienes tenían acceso al ámbito donde había dejado el equipo.

También aparecieron contradicciones en cuanto a que dijo que era un lugar donde no sucedían robos pero su pareja, el marinero J.A sí aportó todo lo contrario.

"No resulta posible que en momentos de realizarse la llamada en estudio dicho aparato celular se encontrase físicamente, como expresaron los encausados, en el Hospital Presidente Perón de Sarandí, Avellaneda", estimó el juez, quien concluyó: "O bien el supuesto olvido del teléfono en el Hospital no existió, o bien ocurrió en una fecha irrelevante, es decir, distinta al momento de la llamada amenazante".

El juez procesó por amenazas coactivas al marinero con prisión preventiva, en tanto que a la ex monja en libertad porque fue mamá recientemente.

FUENTE: Noticias Argentinas.