Prisión preventiva a "Naco Goldfinger" por transporte de estupefacientes

El exsaxofonista de Los Fabulosos Cadillacs Ignacio Alfredo Pardo Paso, más conocido como "Naco Goldfinger", fue procesado con prisión preventiva en el marco de la causa por el hallazgo de unos 33 kilos de cocaína en el Río de la Plata cuando fue rescatado junto a un amigo flotando tras el naufragio de su embarcación hace 15 días.
domingo, 31 de octubre de 2021 · 00:42

La decisión fue tomada por el juez federal 3 de La Plata, Ernesto Kreplak, quien lo imputó por el delito de "transporte de estupefacientes" y le trabó un embargo por 50 millones de pesos al igual que a su amigo Leonardo Gastón Minin Etcheverría (41), también procesado.

Además, el magistrado declaró la "extinción de la acción penal" de Carlos Ariel Cammarota (46), cuyo cadáver fue hallado flotando la misma mañana del viernes 15 de octubre, a pocos metros de un bolso negro con 33,490 kilos de cocaína compactada en 34 panes que llevaban en el frente una foto de Félix Gallardo, un narco mexicano más conocido en su país como "El Jefe de Jefes" o "El Zar de la Droga".

De acuerdo a la pesquisa, el hombre murió por "asfixia por sumersión", mientras que Minin y Pardo permanecieron nadando en la noche y en medio de un rio embravecido durante seis horas, hasta que finalmente fueron rescatados cerca de las 6 de la mañana por los marineros de un buque mercante que los divisó flotando.

"Se encuentra probado que los tres se embarcaron en el Río de la Plata en una noche por demás peligrosa. Entonces, si no era a buscar o llevar el bolso con los estupefacientes, ¿a qué fueron? Y, en todo caso, ¿por qué incurrir en el camino de la mendacidad en lugar de dar una explicación clara, verosímil y comprobable?", se preguntó el magistrado en el procesamiento de 43 páginas al que Télam tuvo acceso.

Y añadió: "La respuesta es que, al menos con los elementos reunidos hasta el momento, no hay otra forma de explicar la presencia de los tres imputados en ese momento y en ese lugar, que vincularlos materialmente con la sustancia secuestrada en autos".

"A esta conclusión contribuye también la elevada calidad de la droga, que también de acuerdo con las reglas de la experiencia y la lógica, desmiente la hipótesis de haber sido 'plantada' para fraguar el operativo o simular una situación distinta a la que aquí se sostiene", explicó.

La Prefectura Naval, tras rescatar a los imputados, halló un bolso negro en la zona, que flotaba en superficie y contenía 34 panes de lo que luego se constató era "clorhidrato de cocaína de extrema calidad -pureza del 93%-, lo cual aproxima a más de 311.000 dosis de dicha sustancia".

En su declaración indagatoria "Naco Goldfinger" dijo que en la mañana del jueves 14 de octubre Cammarota, al que había conocido en la cárcel, concurrió al astillero de Pardo en Vicente López donde le compró una embarcación Tracker.

Según sus dichos, le pagó con una moto y 3.000 dólares en efectivo y regresó navegando hacia Ensenada con su nueva embarcación.

Pardo y Cammarota mantuvieron varios contactos hasta que en cierto momento su defendido perdió el rastro de su amigo, por lo que la hipótesis de la defensa es que hubo dos naufragios: Uno donde iba Cammarota y otra donde viajaban Pardo y Minin, quienes supuestamente habían ido a buscarlo en otra lancha.

No obstante, la Justicia determinó que las tres personas habían llegado a Ensenada a bordo de una "Toyota Hilux con un tráiler enganchado el cual transportaba una embarcación tipo tracker color negra con motor fuera de borda de alto caballaje".

"En conjunto con dicha camioneta se movilizaron diversos vehículos presuntamente de soporte, en particular una Volkswagen Amarok de color negra, un Chevrolet Aveo color negro y un Peugeot 3008, de cuyos ocupantes se desconoce hasta el momento la identidad", aseguró.

Para Kreplak "con el cuadro fáctico existente a la fecha y con el grado de probabilidad que requiere la instancia, ha de tenerse por acreditado, prima facie, que los nombrados Cammarota, Minin y Pardo se embarcaron en posesión de la droga incautada, con el propósito de transportar los estupefacientes con rumbo de momento desconocido".

"Su explicación (la de Pardo) resulta endeble. Por momentos, francamente inverosímil; en ciertos pasajes presenta inconsistencias internas y, en otros, contradicciones abiertas", afirmó el juez.

Pardo, tras ser detenido por el millonario robo a una contadora de un reconocido restaurant de San Isidro, ingresó el 9 de noviembre del 2015 a la Unidad 46 del Penal de San Martín y permaneció allí hasta el 5 de junio del 2017.

Luego, pasó a la Unidad 48 del mismo penal hasta diciembre del 2018 y finalmente lo trasladaron a la Unidad 30 de General Alvear hasta el 31 de julio del año pasado, cuando un juez de Ejecución Penal le otorgó una libertad asistida.

Cammatora, en tanto, había ido preso en 2015 por un robo agravado por el uso de armas y abuso de armas, y fue condenado a siete años de prisión.

Su legajo indicaba que estuvo en la Unidad 28 de Magdalena cuatro años, luego paso a la Unidad 30 de General Alvear entre marzo del 2019 y diciembre del 2020 (donde conoció a Pardo) y finalmente en la Unidad 40 de Lomas de Zamora, de donde se escapó el 17 de marzo de este año y desde entonces permanecía prófugo. Télam