Crimen en Villa Gesell: los rugbiers van a juicio oral y se sumó otro imputado

La decisión fue adoptada por el juez de Garantías David Mancinelli tras el pedido de la fiscal Verónica Zamboni. A los ocho detenidos se les sumó Alejo Milanesi, que había quedado fuera de la imputación pero ahora deberá responder como partícipe necesario.
jueves, 4 de febrero de 2021 · 20:24

 

La Justicia elevó hoy a juicio oral la causa por la muerte del joven Fernando Báez Sosa, que tiene a un grupo de ocho rugbiers detenidos por el asesinato, perpetrado a golpes a la salida de un boliche de la localidad balnearia de Villa Gesell. .

La decisión fue adoptada por el juez de Garantías David Mancinelli tras el pedido de la fiscal Verónica Zamboni.

Los rugbiers enfrentan una acusación como coautores del delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, que tiene una pena de prisión perpetua.

Con está resolución, los rugbiers que irán a juicio son: Máximo Pablo Thomsen (20 años), Ciro Pertossi (20), Enzo Comelli (20), Matías Franco Benicelli (21), Blas Cinalli (19), Ayrton Viollaz (21), Lucas Pertossi (21) y Luciano Pertossi (19).

También será enjuiciado Alejo Milanesi, de 19 años, a quien la fiscal había dejado fuera de la imputación y permanece en libertad, pero deberá responder como partícipe necesario.

En tanto, Juan Pedro Guarino, imputado como "partícipe necesario" del homicidio, y que también estaba en libertad, es el único de los acusados que fue sobreseído en la causa.

El magistrado rechazó los planteos de la defensa de los rugbiers, a cargo del abogado Hugo Tomei, quien había solicitado que se dictara la nulidad del requerimiento de elevación a juicio de la fiscal, y también que cesara la prisión preventiva de los jóvenes que permanecen detenidos.

Báez Sosa, de 18 años, fue asesinado a golpes durante la madrugada del 18 de enero de 2020 en la puerta del boliche Le Brique, de Villa Gesell.

El joven, estudiante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y dos amigos fueron golpeados por un grupo de adolescentes, presuntamente porque la víctima empujó sin querer a uno de ellos y le hizo derramar un vaso con una bebida en la camisa.