Rosario: festejaba el día del padre, llamaron a la puerta y lo asesinaron delante de su familia

Nicolás Velázquez estaba almorzando con su madre, su esposa y su hija cuando llegaron los agresores. Nadie entiende el motivo del asesinato.
lunes, 21 de junio de 2021 · 15:38

Nicolás Daniel “Nico” Velázquez tenía 26 años y vivía en Ancaste al 3500, una cortada paralela a bulevar Avellaneda a la misma altura, en la zona suroeste de Rosario. Festejaba el Día del Padre comiendo un asado con su mamá, su esposa y su hija de 5 años cuando un hombre tocó a la puerta de la casa y preguntó por él. Cuando el hombre salió no hubo más palabras: le descerrajaron al menos tres tiros que lo desplomaron al piso. Un vecino lo llevó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde falleció pocas horas después, pasadas las 15 del domingo. En el trágico hecho Nilda Raquel M., madre de la víctima fatal, también resultó herida y anoche se encontraba internada pero estable.

Según contaron vecinos de Nico, a quien conocen desde siempre, pasado el mediodía vieron a cuatro hombres en la puerta de la casa de la familia Velázquez. “Dos llegaron caminando y los otros dos en un auto. La familia estaba comiendo un asadito en el patio y cuando uno tocó la puerta lo salió a recibir Melani, la mujer de Nico. A ella le preguntaron por él y entonces lo llamó. Cuando él se asomó por una ventana del portón le dispararon varias veces”, contó una mujer que vive a pocas casas de la familia.

La madre de Velázquez, Nilda, estaba detrás de su hijo y también fue alcanzada por un proyectil. Un vecino los cargó y los llevó hasta el Heca, donde llegaron alrededor de las 14.30. En la guardia los médicos examinaron a Nicolás y diagnosticaron que tenía dos heridas de arma de fuego en el tórax que le provocaron la muerte pasadas las 15. Por su parte a Nilda M. recibió una herida de bala en la zona cervical siendo su estado de salud estable.

Los pocos testigos que observaron el ataque dijeron que los agresores eran cuatro hombres jóvenes que llevaban puestas las capuchas de sus camperas y que mientras dos de ellos habían llegado hasta la casa caminando, los otros dos lo hicieron a bordo de un auto.

Luego de disparar al menos seis veces contra el portón de la casa de los Velázquez, quienes estaban en el auto se fueron sin hacer demasiado ruido, en tanto los que llegaron caminando lo hicieron a bordo de dos motos de baja cilindrada que estaban estacionadas en la esquina del pasaje Ancaste y Saavedra. Efectivos de la AIC que llegaron al lugar recogieron de la puerta de la casa seis balas calibre 22 milímetros y realizaron un relevamiento de cámaras en el cual se localizaron tanto públicas como privadas.

De Nicolás Velázquez sus amigos lo saben todo. Era oficial albañil y estuvo desocupado un tiempo, pero hace poco tiempo había conseguido trabajo en una obra grande. Vivía en el barrio con sus padres y su familia desde que nació y hace unos ocho años que se mudo con Melani a la casa donde lo mataron. Tenía una hija de cinco años y ayer a la mañana les contó a sus amigos que pensaba hacer un asado para festejar la fecha. Su primo, con quien Nicolás trabajaba hacía un tiempo, contó a este diario que “no tenía antecedentes por nada. Era muy trabajador y nadie lo amenazó nunca. No tenía problemas con nadie. Es muy raro que pregunten por alguien y cuando esa persona atienda la puerta lo maten. No sabemos que pudo pasar, por ahí se confundieron, Nico era un tipo como cualquiera”.

Fuente: Diario La Capital