El Gobierno busca crear un tribunal intermedio para limitar a la Corte en causas de corrupción

El nuevo tribunal, denominado "de arbitrariedad" tendría entre sus facultades la posibilidad de analizar los recursos procesales en causas de corrupción, una tarea que actualmente le corresponde a la Corte Suprema.
miércoles, 13 de enero de 2021 · 22:06

 

El Gobierno de Alberto Fernández mantiene en este momento un amplio frente de acción abierto respecto de posibles modificaciones en la composición y en el accionar de la Justicia. Mientras intenta avanzar con la nueva ley de Ministerio Público Fiscal y la reforma judicial, que aún esperan ser aprobadas en la Cámara de Diputados, está en proceso la creación de un proyecto que seguramente traerá tanta o más polémica que los dos mencionados anteriormente.

Se trata de la creación de un "tribunal intermedio" que sería denominado "de arbitrariedad", que a groso modo buscará limitar el accionar de la Corte Suprema de Justicia en causas de corrupción.

Concretamente el nuevo tribunal tendría entre sus facultades la posibilidad de analizar los recursos procesales en causas de corrupción, una tarea que actualmente le corresponde a la Corte Suprema.

Funcionarios del ala más cercana al Presidente confirmaron que el proyecto "se está armando" y no descartan que esté listo para ser presentado en el temario de las sesiones extraordinarias.

Fue una de las recomendaciones que el Consejo Consultivo, integrado por el juez mendocino Omar Palermo, le entregó a Alberto Fernández hace poco más de un mes.

En caso de avanzar y finalmente ser aprobado, la conformación del nuevo tribunal le quitaría incidencia a la Corte en las causas de corrupción, justo en un momento en el que el máximo tribunal fue criticado por la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y cuando se presentó una solicitada firmada por funcionarios y militantes para otorgarle un "indulto o amnistía" al exvicepresidente Amado Boudou.

El argumento "positivo" que esgrimen desde el Gobierno es que, con este tribunal, la tarea de la Corte se alivianaría considerablemente ya que no tendría que tratar gran parte de las 23.000 casusas que le llegan por año.

En ese sentido, entienden que "la Corte debería ponerse a la cabeza de estas reformas", pero critican que hasta el momento "no da la más mínima señal".

 

Fuente: La Nación.