Cuatro muertos en los pabellones, el Karma de Mazú

4 muertos en un incendio ocurrido en los polémicos pabellones dejan una vez más al descubierto la falta de inversión en infraestructura. Hace más de 5 años un caso policial de abuso a menores dejó al descubierto las insalubres condiciones de vida. “En las campañas vienen y prometen, después se olvidan”.

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Una nueva tragedia enluta al pueblo de Río Turbio. A pocos días de conmemorarse la muerte de 14 mineros en la mina, un dantesco incendio se llevó la vida de 4 personas, entre ellas dos niños. El sector de los pabellones se vio en llamas, debido a un imponente incendio, cuyo origen se desconoce. El más afectado fue el Nº 15, en su planta baja, y esto motivó la llegada de representantes públicos de la comunidad, como los concejales Héctor Páez, Samir Zeidán y Guillermo Nieva, que se acercaron a constatar el cuadro de situación, junto a la secretaria de Desarrollo Social, Tamara Cowes.
Los niños se sumaron a la lista de fallecidos, después de confirmar la muerte de otras dos personas mayores en el pabellón Nº 11, según las palabras de las autoridades presentes. Aparentemente, la inhalación de monóxido de carbono dio lugar a la intoxicación y posterior deceso, aunque las circunstancias fueron independientes con respecto a ambos casos.
Vecinos del lugar expresaron sus quejas referentes a la actuación de los representantes políticos, que, según ellos, “no aceleran el estudio de las carpetas, para poder tener viviendas dignas y dejar de vivir en los pabellones”.

Condiciones lamentables
El concejal rioturbiense Guillermo Nieva reconoció los inconvenientes suscitados en la localidad, producto del crecimiento demográfico que se experimenta. Además, lamentó lo ocurrido y avisó que se trabajará para remediar esta situación. 
Aquí se vive en condiciones lamentables, hay que hacer un relevamiento para que la Municipalidad asista de otra forma a la gente. Sabemos que hay una demora en el tema terrenos, y teníamos idea de que se podía colapsar la situación demográfica. En una pieza de un pabellón, quizás pueden vivir varias familias juntas, y eso es un peligro”, sostuvo el edil.
El concejal admitió que “nos vemos saturados en algunos aspectos” y anunció que se promoverá una revisión de las ordenanzas que contemplan puntos referentes a lo ocurrido el último fin de semana en Río Turbio.

No es nuevo
Pero el problema edilicio de los pabellones no es un tema de este último tiempo. Años atrás, febrero del 2006, cuando se realizó una investigación periodística, luego de conocer el abuso de menores, periodistas de Río Gallegos recorrieron el lugar y constataron la insalubridad en la que viven cientos de familias.
"Cuando se acercan las elecciones, los políticos, vienen y prometen viviendas o terrenos, luego ganan y una vez más se olvidan de nosotros por 4 años”, manifestaban los vecinos 6 años atrás. Los hechos lamentablemente demuestran el poco interés de algunas personalidades políticas por mejorar la vida de quienes allí habitan. Por ese entonces el intendente de Río Turbio era Matías Mazú, quien hoy también se encuentra al frente del palacio comunal.

Bomberos
El jefe de la Unidad de Bomberos Nº 9 se refirió a los incendios suscitados y apuntó a situaciones que pueden ser causales de peligro.
“Estábamos regresando de un rescate de personas de un vehículo, producto de una colisión, cuando nos enteramos del incendio en el pabellón Nº 15. Nos aprestamos a ir de modo urgente, y pudimos evacuar a la gente que estaba en los distintos dormitorios de la planta baja. En plena labor de búsqueda de personas y elementos, vimos los cuerpos de dos niños, afectados por el incendio. Rápidamente los llevamos al hospital de la localidad”, contó Castro.
El jefe de la Unidad de Bomberos Nº 9 agregó que en pabellón Nº 11  fallecieron 2 personas mayores, de sexo masculino, al parecer, producto de la inhalación de monóxido de carbono.
“Hay muchas viviendas en las que se consume gas envasado, y eso puede ser nocivo. Estamos trabajando con Distrigas para resolver esta situación. Muchas personas, para calefaccionar el ambiente, utiliza cocinas, algo que no es adecuado. Al no tener evacuación, el monóxido de carbono permanece en el ambiente cerrado, dando lugar a la intoxicación y a una potencial explosión”, indicó Castro, adjuntando al sistema de calefacción eléctrico como otro elemento que puede presentar peligro.

Fuentes propias y Patagonia Nexo