Patrimonio Histórico: Denuncian venta indebida de terrenos del antiguo frigorífico CAP en Río Grande

El lugar ha sido declarado Monumento Histórico Nacional y está siendo ofrecido en venta por fracciones sin mensura y sin autorización del municipio para llevar adelante la urbanización.
miércoles, 10 de junio de 2020 · 10:40

 

Un extraño aviso posteado en Facebook, con un croquis a mano alzada y una redacción deficiente para una propuesta inmobiliaria importante, despertó la alarma y una ola de denuncias en las redes sociales. Al punto que una concejal de la Ciudad, Miriam Mora (FpV) anunció que “estamos haciendo las averiguaciones correspondientes” con vistas a tomar intervención en el tema.

El texto que acompaña al croquis promociona la llamativa operatoria: “En el terreno donde estaba el frigorífico CAP en la margen sur, frente al río Grande, se vende terrenos con las medidas que necesiten los compradores, luego se hará la subdivisión” (sic). Admite  -a continuación, la posibilidad de acceder a un trueque: “…se financia y se aceptan vehículos en parte de pago”. Es decir, se acepta que no cuenta con mensura y subdivisión y –sin un permiso de urbanización acorde a la zonificación del lugar- propone que es “ideal para locales comerciales, galpones para depósitos o canchas de futsal, etc, etc « (sic)

Tal como dice el aviso, se trata nada más y nada menos que de las tierras lindantes a lo que fuera la gigantesca estructura del antiguo frigorífico CAP, que fuera declarado Monumento Histórico Nacional en 1999.

El precario croquis, a su vez, encierra en la oferta de venta al mismísimo tanque que es imagen emblemática del viejo pueblo de Río Grande, y lo que fuera la administración del frigorífico, hoy rentada como Casa Municipal para atención de los vecinos. Estas dos estructuras resultan ser lo que quedó luego de los 3 incendios aparentemente intencionales sucedidos en extrañas circunstancias entre 2012 y 2017 y que arrasaron con los 3 galpones originales y todo el patrimonio histórico que ellos atesoraban.

La polémica y las denuncias no se hicieron esperar. Es que muchos interpretan que el lugar es intangible, patrimonio histórico de la ciudad y que de ningún modo puede ser destinado a una urbanización o emprendimiento de tipo comercial. En su defensa, un allegado a la inmobiliaria arguyó que el patrimonio histórico “eran los galpones, no los terrenos”. Resulta que los galpones desaparecieron bajo el calor de las llamas que alguien inició.

 

Sin permiso del Municipio

Pero lo que convierte a la propuesta en irregular, definitivamente, es que el lugar no cuenta con mensura y subdivisión (como exige la ley) para poder vender por lotes ni mucho menos un trazado de calles, ni siquiera un permiso precario del Municipio para salir a venderlo.

Así lo confirma, tajantemente, el comunicado oficial difundido esta tarde, donde se advierte que “El Municipio de Río Grande recuerda que el sitio donde se encuentra ubicado el ex frigorífico CAP, según el artículo 4 del Decreto Nacional 64/99, fue declarado monumento histórico nacional en el año 1999, por lo tanto no existe autorización oficial para ningún tipo emprendimiento habitacional ni comercial dentro del predio mencionado”.

Prosigue diciendo que “Se recuerda que la dirección de Tierras Municipales se encuentra a disposición para brindar asesoramiento a aquellos vecinos que busquen efectuar una compra de un lote o terreno dentro del ejido urbano habilitado para tal fin”.

Desbordados por los llamados y consultas al respecto, otros concejales anunciaron que el tema será tratado en una de las varias reuniones de Comisión que están previstas para mañana miércoles.

 

«Un tesoro incalculable»

La pretendida venta de los lotes que cobijaran los galpones del frigorífico deja ver un vuelco rotundo en las intenciones que los propietarios del lugar proclamaron públicamente en 2009.

Al respecto, un documento de la (aparentemente desaparecida) «Fundación Hain», creada por los mismos titulares de los terrenos, anunciaba la creación de un gran parque temático en el lugar.

La gacetilla al respecto contaba que «La creación del frigorífico en el año 1918 –en la zona hoy conocida como Margen Sur- derivó en la explotación ganadera más importante de la región austral del continente y dio paso al nacimiento de la ciudad de Río Grande.

Tuvo proyección internacional ya que su producción no sólo se nutría de la zona norte de la isla y Chile, sino que el tráfico abarcó nuestro país y exportaciones especialmente a Inglaterra. El complejo incluía todas las dependencias necesarias y además un muelle, barcos, un tren con recorrido de 14 kilómetros, escuela, enfermería, estafeta postal y viviendas.

 

La instalación del frigorífico fue sinónimo de pujanza y prosperidad para los antiguos pobladores de Río Grande, y el desarrollo de la zona norte de la Tierra del Fuego, como centro poblacional. Mas allá de ser el principal impulsor de la economía local, el frigorífico era el centro social de Río Grande, desde la otra margen del río.

Para tener una idea de la importancia del frigorífico y la especial atención que se daba a su personal, que totalmente se alojaba y se mantenía en sus instalaciones, cabe destacar que existía una serie de confortables casas y habitaciones donde peones, personales y capataces convivían sin necesidad del mundo exterior.

Por eso la intención es restaurar el inmueble para darle un uso social, pero siempre manteniendo ese valor histórico que le otorga tantos años de presencia y su rol preponderante para dar vida a la ciudad de Río Grande».