SE DECLARARON INOCENTES

Piden perpetua para dos de los tres policías acusados de matar a detenido en Las Heras

A media mañana de ayer se retomó el juicio oral y público que se ventila en la Cámara del Crimen de esta ciudad.
jueves, 1 de octubre de 2015 · 07:40
Contra los policías Ismael Salas, Carlos Velázquez y Ricardo Alvarado, acusados del delito de torturas seguidas de muerte en julio de 2011 del que resultó víctima Jonathan Gorosito de 23 años quien estaba detenido en una comisaría de Las Heras. La Fiscalía pidió perpetua para los dos primeros y la pena de 7 años para el restante.

Los jueces Cristina de Los Ángeles Lembeye, Juan Pablo Olivera y Jorge Omar Alonso escucharon atentamente los alegatos planteados en primer lugar por el fiscal de Cámara Carlos Rearte, quien sostuvo que, de acuerdo a las pruebas y testimonios que se recabaron durante las audiencias, quedó probado que Salas y Velázquez torturaron a Gorosito con golpes de puño, patadas y cachetazos.

El fiscal también consideró que Alvarado fue el encargado de coordinar el alojamiento y presenció las torturas, no disponiendo las medidas necesarias.

"Los hechos no fueron como dice la Defensa; el suicidio no ha sido tal, sino que existieron acciones y elementos de prueba que indican lo contrario. Además –reparó- hay muchas contradicciones y reticencias en los testimonios de los hermanos Jonathan y Walter Rivero, como así también de los policías que presentaron ante nosotros un discurso uniforme por los hechos sucedidos”.

Por otra parte, el fiscal consideró que existió "alteración de la escena del crimen, seguramente realizada por los imputados y convalidada por otras personas para ocultar y encubrir la acción de los tres policías”.

Por ello pidió que a Salas y Velázquez se le dicte la pena de prisión perpetua en tanto que a Alvarado se le den 7 años e inhabilitación para portar armas de todo tipo por omisión funcional.

DEFENSORES PIDEN LA ABSOLUCION

Por su parte, el abogado defensor de Salas, Marcelo Palenque, pidió la absolución de su pupilo al considerar que "se trató de reducir a Gorosito por el estado violento que presentaba y en el momento en que fue alojado en el calabozo aun estaba con vida. El suicidio es algo incuestionable y no hubo modificación de la escena”.

También dijo que "existe un rumor de que a Walter y Jonathan se les ofrecieron beneficios judiciales por sus declaraciones”.

En tanto, la abogada Rosa Razuri, quien también solicitó la absolución de su defendido Velázquez, dijo que tanto él como Alvarado tras dejar a Gorosito en el calabozo continuaron con el patrullaje, quedando el detenido a cargo del cabo de cuartos (Salas).

"Su accionar fue el de prestar colaboración para abrir la puerta del calabozo y seguir con el patrullaje” aseguró.

Luego de un breve cuarto intermedio, el defensor de Alvarado, Carlos Muriette, brindó un extenso alegato a través del cual rechazó lo manifestado por la Fiscalía, pidió la absolución de su pupilo y coincidió con Razuri al considerar que "se debe solicitar la nulidad y falso testimonio de lo declarado por los hermanos Rivero, a quienes supimos que se los iba a beneficiar judicialmente por lo que expusieran”.

"No existen certezas sobre lo que se le imputa a mi defendido –acotó-. Además la muerte de Gorosito se dio una hora después de la detención y el último que lo vio con vida fue Ramírez, quien al sentarse a declarar en una de las audiencias casi hizo una confesión, diciendo que cuando ingresó al calabozo, Gorosito se le vino encima de manera agresiva y que tuvo que tranquilizarlo”.

Además, Ramírez "habría sido la persona a la cual el detenido le manifestó que se iba a matar. Tal vez el golpe mortal a Gorosito fue producido por Ramírez y no por los imputados”, afirmó.

ULTIMAS PALABRAS

Más tarde, los tres imputados hicieron uso de su derecho a decir las últimas palabras antes de que el Tribunal dicte la sentencia.

El primero en sentarse frente a los jueces fue Salas quien manifestó "me declaro inocente. Vinimos acá para que se haga”.

A su turno, Alvarado dijo que "quiero declararme inocente al igual que mi compañero. Confío en la Justicia y sé que se va a resolver de la manera más favorable para todos, porque queremos llegar a la verdad de los hechos, pero siempre sosteniendo mi inocencia”.

Finalmente, Velázquez dijo que "me declaro inocente y estaba esperando este juicio para que se haga justicia. Creo en Dios y en la Justicia”.

Fuente: Diario El Patagónico y La Vanguardia del Sur