Violencia de Género

Hará miles de kilómetros para pedir justicia por su hija

Verónica Fretes, mamá de una joven mendocina asesinada en Santa Cruz, irá al Sur a seguir de cerca la investigación. La víctima murió apuñalada en abril y su pareja confesó ser el autor del hecho. También sospechan de su hermano.
domingo, 31 de mayo de 2015 · 16:39

 

La noticia conmocionó al Sur del país y por tratarse de una víctima mendocina el hecho retumbó también aquí. A poco más de un mes del asesinato de Giselle Páez (23) en Santa Cruz, en manos presuntamente de su pareja, que la acuchilló, el hecho se encuentra en plena etapa investigativa y se espera que dentro de algunos meses el caso sea elevado a juicio.

Desde aquí su madre participa enérgicamente y más allá de pedir justicia por su hija espera que en algún momento se tome conciencia de la gravedad de estos episodios, que se dan casi a diario.

Verónica Fretes (40) vive en la Sexta Sección de Ciudad junto con sus otros seis hijos y una nieta de 2 años que era hija de Giselle. La próxima semana viajará a Santa Cruz para seguir de cerca la investigación por el crimen de su hija. El martes será entrevistada en la TV Pública por Mariana Carbajal, periodista y escritora del libro Maltratadas, que se refiere a la violencia de género.

"Siempre estuve en contra de la relación de ellos, había violencia desde el principio”, aseguró Fretes a UNO.

La víctima vivía en Mendoza junto con su novio y el año pasado se fueron al Sur en busca de trabajo. Partieron con la hija de ambos y un nene de 4 años hijo de Giselle. Ella era cocinera en el restorán Suyai y él se desempeñaba en un lavadero de camiones. Residían en Las Heras, localidad de Santa Cruz.

En la madrugada del 13 de abril al teléfono de Páez llegó un mensaje de texto que decía: "Hola linda, ¿cómo estás?”. La familia de la joven negó que ella tuviera una relación paralela con alguien, pero ese mensaje habría desatado la furia de su pareja, que en ese momento estaba con su hermano, quien vivía con ellos temporalmente. Giselle fue apuñalada en el pecho. Su novio la llevó hasta un hospital diciendo que algo le había pasado, aunque ante la presencia de los médicos se quebró y confesó que él había sido el autor del homicidio. Toda la escena fue delante del pequeño de cuatro años, quien actualmente se encuentra bajo tratamiento psicológico por lo que vivió. Cuando esté en condiciones, declarará en Cámara Gesell.

Desde ese día el agresor, Germán Horacio Romero (30), está detenido con prisión preventiva e imputado por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía, que prevé la pena única de prisión perpetua.

Su hermano quedó libre por entenderse que se trató de un encubrimiento, lo que entre familiares no es punible. "Para mí participaron los dos. Mi hija tenía las muñecas moradas. El hermano lo ayudó a limpiarla y a subirla a un taxi, es cómplice”, sostuvo Verónica. El hermano del acusado estaría en Mendoza.

La familia de la víctima está representada por el abogado Carlos Romanut, que está en Santa Cruz trabajando sobre el caso y que ahora contará con el apoyo incansable de la mamá de Giselle, que va al Sur por justicia y para que no haya más casos como el de su hija.

Fuente Diario Uno