Colombiano a la cárcel por presunto secuestro y violación en Punta Arenas

El sujeto se ofreció a llevar a su casa a una amiga de su pareja, pero en el trayecto se desvió del camino y, según lo relatado por la Fiscalía, procedió a abusar de la víctima quien denunció lo ocurrido a la PDI.
lunes, 8 de junio de 2020 · 11:45

 

Personal de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores de la PDI de Punta Arenas recibió una orden de investigar sobre un delito de secuestro y violación, por hechos que ocurrieron durante la madrugada del viernes.

Luego de realizar diversas diligencias, y de tener antecedentes claros de que la victima habría sufrido violación, se inició la búsqueda del imputado, solicitando las ordenes respectivas, pudiendo detenerlo cuando éste se encontraba en el departamento de su pareja.

“El viernes en horas de la noche se recepcionó en la PDI una denuncia por el delito de violación en contra de una mujer de 21 años de edad, la cual relataba que un sujeto conocido, la habría trasladado hasta un sitio eriazo donde habría sido agredida sexualmente”, señaló el subcomisario Carlos Antonín, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Punta Arenas.

 

La Fiscalía identificó al imputado como Jaime José Largacha, de nacionalidad colombiana. Éste afirmó a la Fiscalía que está tramitando su nacionalidad chilena.

La fiscal del Ministerio Público, Wendoline Acuña, le comunicó a Largacha los cargos por los que se le investiga. Según el relato del Ministerio Público, todo detonó cuando el sujeto se ofreció a llevar a la víctima a la casa. “Se inició una investigación en su contra por los hechos ocurridos el 5 de junio del año 2020, cuando la víctima concurrió a la casa de una amiga (pareja del imputado), en la ciudad de Punta Arenas, para celebrar la entrega del departamento nuevo. Estuvieron compartiendo en la noche en el lugar, donde estaba el imputado, terminando la celebración en la madrugada de junio. Sin embargo todas se quedaron a alojar en el departamento por el toque de queda. Pasadas las 5 de la madrugada, la victima solicitó un Uber, pero no encontró ninguno en ese momento. Ante ello, el imputado se ofreció llevarla hasta su departamento, lo que fue aceptado por la victima. En el trayecto, el imputado desvió el camino, y sin derecho la encerró en el automóvil, aumentando la velocidad del vehículo, llevándola a la prolongación de Enrique Abello, impidiendo que ella baje del móvil. Una vez en el lugar, movilizó el asiento de la víctima, le saca la ropa a tirones, procediendo a violarla. Una vez ejecutado el acto, la traslada a una calle cercana. Producto de lo anterior la mujer sufrió diversas lesiones compatibles con violación”.

Tras exponer los hechos, la fiscal Wendoline Acuña solicitó que al imputado se le aplique la medida cautelar de prisión preventiva, considerando para ello una serie de antecedentes, entre los que destaca una grabación que habría logrado hacer la propia víctima.

“Tengo algunos audios que son tres, se los envíe a mi pareja que fue la última persona con la que hablé por whatsapp. Esos audios los grabé a escondidas, saque el botón y los grabé. Llegué a la casa, mi pareja me preguntó que había pasado y fuimos a hacer la denuncia. Fuimos en la tarde porque en la mañana sentía mucha vergüenza de lo que había ocurrido y también de contarle a mi amiga”, fue el testimonio de la víctima ante la PDI, leído en la audiencia. Según señala la fiscal, “ella le cuenta a su amiga por teléfono, enviándole algunos mensajes”, y luego “el imputado le dice por Facebook que esté tranquila que está todo bien”.

“No me quiero juntar contigo, porque alguien te dice que no es no, eres el pololo de mi amiga, porque no le voy a dar contigo, como me tratas a la fuerza”, fue parte del audio, donde el imputado le señalaba: “es porque estás rica, dame un besito así, tienes la boquita suavecita”, señala parte del audio que alcanzó a grabar la mujer.

Además de estos antecedentes, el sujeto mantiene algunas causas por violencia intrafamiliar, hechos que fueron también expuestos por la Fiscalía para argumentar la solicitud de prisión preventiva del imputado.

Jaime José Largacha se defendió afirmando que la relación sexual fue consentida y que no hubo violación. “Cuando estábamos en la reunión ella se dejaba tocar por mí, cuando con mi señora estuvimos en la casa de un amigo vio como me bailaba a mí. ¿Por qué ella asistió a mi casa de nuevo? Le pasé mi teléfono y me agregó a su Facebook, ella se ofreció a dármelo, cuando yo le ofrecí ella tenía todo preparado y yo la bloqueé. Antes que estuviéramos en la reunión, se dejó todo el rato, la última prenda se la tironeé, ella se quitó todas sus prendas, cuando ella terminó reaccionó y se puso mala y preparó todo eso en contra mía, yo no la he violado, ni la he secuestrado a la fuerza, les pido por favor que se haga justicia, no que se dejen manifestar por una inmadura”.

El juez Pablo Miño determinó enviarlo a prisión preventiva, siendo ingresado a la cárcel por un plazo de 70 días que se decretaron para el cierre de la investigación, considerando además que se encuentra en el país de manera irregular.


La PDI logró la captura del sujeto cuando se encontraba en el departamento de su pareja.

 

El Pinguino