Soloaga recordó a Perón como el líder que brindó dignidad a las mayorías marginadas

La dirigencia y militancia justicialista de Cañadón Seco rindió el lunes por la noche homenaje al general Juan Domingo Perón al cumplirse el 45 ° aniversario de su fallecimiento. El principal orador fue el presidente del Consejo de Localidad y jefe comunal, Jorge Marcelo Soloaga.
martes, 2 de julio de 2019 · 19:10

La dirigencia y militancia justicialista de Cañadón Seco rindió el lunes por la noche homenaje al general Juan Domingo Perón al cumplirse el 45 ° aniversario de su fallecimiento. El principal orador fue el presidente del Consejo de Localidad y jefe comunal, Jorge Marcelo Soloaga.

En el acto tuvo lugar en la sede partidaria, donde se observó la asistencia de núcleos familiares, incluyendo un significativo número de jóvenes que comienzan a involucrarse en cuestiones institucionales y políticas tanto de su localidad, como de la provincia y del país.

Vale señalar que para referirse a la vida el legado de quien fuera tres veces Presidente de la Nación y creador del Movimiento Nacional Justicialista, también pronunciaron sendos discursos Adriana Díaz y  Gabriel Galarza.

A su turno, Soloaga resaltó que hasta los más importantes líderes internacionales  que fueron contemporáneos de Perón, elogiaron de manera categórica el rol imponente que tuvo Perón en la historia  de América Latina y del mundo en general.

Sin tristeza 

Por ello afirmó que la fecha que se evocaba su fallecimiento "no tenía que tener un dejo de tristeza sino que debía constituir la celebración de su paso a la inmortalidad porque el legado de su doctrina y su mensaje por la defensa de las mayorías populares son factores que trascienden una muerte".

“Por luchar en defensa de los derechos de los marginados- rememoró- soportó lo que muy pocos hombres de la política  pusieron soportar: el derrocamiento, el sitio y la violencia de las oligarquías”, citando como ejemplo lo sucedido en 1955 cuando fue bombardeada  la Plaza de Mayo, actitud criminal pergeñada por  otros militares que respondían a intereses monopólicos foráneos, con apoyo de un sector político opositor al justicialismo, resabio de aquellos golpistas que derrocaron a Hipólito Yrigoyen en 1930 y dieron lugar a la llamada década infame.

En ese sentido, citó que “Perón vino a poner fin a esa década infame, de injusticia y de indignación popular; vino a transformar la sociedad y a llenar de dignidad y esperanza a las mayorías aplastadas”.

“Vino a poner sonrisa y felicidad en el rostro triste de la gente; a llenar de revolución romántica por amor a una causa, a su gente, a empoderar al pueblo y a organizarlo” puntualizó.

Puso también de relieve que hizo un gran esfuerzo para que en este país nunca más sufrieran “los de abajo y los humillados en la historia por indignos gobiernos racistas, canallas y antinacionales como éste. A eso vino, nunca se fue y nunca se irá”.

En otro tramo de su exposición, destacó que "la lucha contra los poderes oligárquicos que buscan apoderarse de la Nación re repite cíclicamente para entregarla a intereses extranjeros que buscan apropiarse de nuestras riquezas".

“Por eso –sostuvo- es imprescindible reivindicar la doctrina extraordinaria de Perón para enfrentar ese poder oligárquico y antinacional”  que vuelve a resurgir con éstos que hoy están gobernando e imponiendo de rodillas ante organismos financieros internacionales”