El gobierno de Chubut analiza la posibilidad de pagar el medio aguinaldo en 6 cuotas

Fuentes gubernamentales consultadas por ADNSUR admitieron que ante la imposibilidad de contar con los $ 2400 millones que demanda el pago del aguinaldo, se estudia la alternativa de obtener fondos a través del Banco del Chubut como agente financiero y terminar de pagar el medio aguinaldo en etapas en el mes de diciembre.
miércoles, 17 de junio de 2020 · 09:43

Con una masa salarial que asciende a casi 5 mil millones y una recaudación que no llegará en junio a la mitad de esa suma, mientras se adeudan aún los rangos 3 y 4 de abril, y el total de los sueldos de mayo, es un hecho que el gobierno chubutense no podrá afrontar el pago en tiempo y forma del medio aguinaldo. Ante este panorama, fuentes del gabinete reconocieron a ADNSUR que la posibilidad más concreta en estos momentos sería ofrecer a los gremios estatales el pago de manera prorrateada en 6 cuotas, que comenzarían en julio y terminarían de depositarse en diciembre.

"Varias provincias están en la misma, sino fijate Mendoza", fue una de las respuestas obtenidas, en alusión a la noticia que se conoció en los últimos días referida a que el gobernador mendocino, Rodolfo Suárez, convocó a los 18 intendentes de su provincia y anunció un cronograma de pagos del aguinaldo entre septiembre y diciembre pero con prioridad para los salarios más bajos. La mirada del gobierno chubutense apunta a mostrar que la crisis económica se siente en todo el país, y como expresó hoy Mariano Arcioni en conferencia de prensa, se apela a la comprensión de los trabajadores estatales para entender que hubo una abrupta caída en los ingresos que no permite dar previsibilidad.

En realidad, los problemas salariales en Chubut comenzaron hace un año exactamente, justo para el pago del medio aguinaldo del invierno pasado, que ante la demora en el pago generó que a fines de julio no se reiniciaron las clases de manera normal, y comenzaron una serie de medidas de fuerza en todos los estamentos públicos.  Precisamente uno de los últimos anuncios del ex ministro de Economía,  Luis Tarrío antes de dejar el cargo en agosto, fue el retorno del pago escalonado, en tres tramos salariales que con algunas variaciones -al tercer rango de más de 65 mil se que agregó un cuarto de más de 150 mil pesos- aún se mantienen. Claro está que hoy las fechas son mucho más diferidas en el tiempo, porque en agosto de 2019 comenzaban los depósitos el 15 y terminaban el 30, y hoy se pagan con dos meses de atraso.

El inicio de este conflicto salarial con los empleados públicos se debió no sólo al atraso en las fechas de pago, sino luego a la imposibilidad de cumplir con las cláusulas gatillo con ajuste inflacionario de los trimestres que vencían en julio, octubre y enero, que recién en estos días se están terminando de cancelar. El resultado fue el crecimiento de la masa salarial en el orden del 100% entre enero de 2019 y el mismo mes de 2020, suba que no fue acompañada por un incremento similar en los ingresos de rentas generales, lo que llevó a un nivel insoportable el peso de una deuda externa en dólares (utilizada con el Bocade en gran parte para gastos corrientes en 2016 y 2017) atada a los ingresos por regalías, más la caída abrupta de la recaudación producto de la pandemia, y una consecuente toma de deuda en letras a 90 días, en una espiral de la que parece cada vez más difícil salir.

A pesar del auxilio del gobierno nacional a través del Fondo Fiduciario, con el arribo de dos tramos de 2500 millones de pesos, igualmente las cuentas chubutenses están lejos de cerrar y el medio aguinaldo necesitará alguna herramienta que pueda aplicar el Banco del Chubut, agente financiero de la provincia, para disponer de fondos que hoy no surgen de los ingresos genuinos. Mientras tanto, el gobierno prepara una batería de medidas para incrementar la recaudación, que en todo caso dependerán de una aprobación legislativa en una Cámara de Diputados que no está sesionando.

Ante este escenario, la noticia -que seguramente no caerá bien en los empleados estatales- no sorprende, si se tienen en cuenta las dificultades que se arrastran hace meses para el cumplimiento del pago de haberes. Si esto se confirma, resta saber el modo en que se puede implementar, ya que se puede seguir el camino de Mendoza, es decir cancelar desde los rangos más bajos hasta los más altos, o en todo caso optar por la alternativa de ir depositando mes a mes un porcentaje similar del aguinaldo en todos los rangos salariales. (Fuente: ADN Sur)