Cerca de 400 camiones se acumularon ayer por bloqueo de ruta en sector de Punta Delgada

Escrito en REGIONALES el

 

Cargas de abastecimiento para Punta Arenas, Río Grande y Ushuaia, permanecían ayer retenidas en los camiones que están detenidos en la Ruta a Monte Aymond y la bifurcación hacia Punta Delgada, luego que en la tarde del sábado un grupo de conductores chilenos bloqueara la ruta hacia el terminal de la primera angostura para evitar el avance de los camiones, principalmente argentinos, que deben transitar hacia Tierra del Fuego.

Horas después se sumaron en adhesión al movimiento los conductores argentinos, quienes ayer aumentaron en cantidad agudizando una situación que requiere de la intervención de los gobiernos centrales.

Según estimó Carabineros poco antes del mediodía de ayer ya habían unos 300 camiones y por la tarde, según el consejero regional Marcelo Garrido, habían cerca de 400 máquinas en la ruta.

Pese al cierre de la ruta hacia la primera angostura los camioneros sí dejaban libre el tránsito de los vehículos menores. Además, los cruces de los ferris entre Punta Delgada y Bahía Azul se mantuvieron de manera normal, aunque sin mayor demanda.

El origen del bloqueo de la ruta radica en el descontento de los choferes por una situación que les afecta a todos los que han debido transitar en las últimas dos semanas a través de la provincia de Neuquén, siendo retenidos en sus avances por el corte de ruta que han mantenido gremios argentinos por demandas internas.

Gestiones de gobierno regional

Durante gran parte del día el gobierno mantuvo silencio sobre el conflicto y recién pasadas las 21 horas la intendenta de Magallanes, Jenniffer Rojas, abordó la situación señalando que desde el primer día que se desató el conflicto en el lado argentino ha estado realizando las gestiones a nivel nacional y con representantes del gobierno argentino.

Asimismo, desde que se generó anteayer el bloqueo en Punta Delgada, dijo que envió al gobernador provincial de Magallanes, Alejandro Vásquez y ayer envió al seremi de Transportes, Marco Mella, a la seremi de Gobierno subrogante, Lil Garcés y a la gobernadora de Tierra del Fuego, Margarita Norambuena a que dialoguen con los voceros del movimiento.

La autoridad regional dijo que además durante el día sostuvo conversaciones con representantes del Ministerio del Interior y de la Cancillería para avanzar en las gestiones. Aseguró que se agotarán las instancias para garantizar un tránsito seguro y expedito de los transportistas por la ruta y como lo establecen los tratados internacionales.

Asimismo, llamó a las autoridades argentinas a que ayuden a destrabar el conflicto que tienen en la zona de Neuquén y que ello no depende del gobierno chileno. También se reunió con los dirigentes Miguel Cárdenas, Pedro Aguilar y Carlos Estrada, que presiden diversos gremios del rodado.

Los seremis Marco Mella y Lil Garcés se reunieron con representantes del movimiento en San Gregorio y les pidieron que al menos establezcan ventanas para que transiten camiones que trasladan medicamentos y alimentos perecibles. Al anochecer se había accedido a dejar avanzar los camiones que trasladan abastecimiento médico y de farmacias.

El consejero regional Marcelo Garrido, quien por razones laborales permanece en el sector de primera angostura, opinó que personalmente cree que este es un acto de fuerza que busca llamar la atención al gobierno central para que se supere la postergación que han sufrido los camioneros chilenos en el lado argentino.

“Hicieron el bloqueo y ya hay cerca de 400 camiones. Adhirieron los camioneros argentinos que iban en tránsito a Río Grande y Ushuaia que también entienden que existe una situación política interna de Argentina y ellos están apoyando este movimiento por dar un corte definitivo”, sostuvo Garrido.

Asimismo, el consejero regional sostuvo que actualmente cuando los camioneros chilenos ingresan al territorio argentino la Gendarmería trasandina le entrega un permiso de tránsito con vigencia de cuatro días para salir por el otro paso fronterizo. Sin embargo, señaló que para los camioneros argentinos cuando ingresan al territorio magallánico en tránsito a Tierra del Fuego no tienen límite de tiempo. “Esa desigualdad debiera arreglarse”, afirmó.

Marcelo Garrido agregó ayer que sólo esperaba que el gobierno reaccione rápido en solucionar el problema porque será difícil la permanencia de los camioneros en la ruta donde no disponen de baños, agua ni alimentos. Sin embargo, durante la tarde ya había un abastecimiento parcial de alimentos para los conductores, aunque debían desplazarse hasta las instalaciones de Tabsa en el terminal de Punta Delgada para ocupar los servicios higiénicos.

La Prensa Austral intentó comunicarse con dirigentes del transporte como Miguel Cárdenas y Pedro Aguilar, pero no contestaron sus teléfonos. Quien sí lo hizo fue Carlos Estrada, presidente de la Asociación Gremial de Transporte de Punta Arenas, quien expresó su desacuerdo con el bloqueo de la ruta, aunque dijo entender que obedece a un descontento y cansancio de los choferes que han sufrido de la retención de sus máquinas en el lado argentino.

“Acá están reaccionando a una experiencia traumática que tuvieron en el lado argentino que desde hace 12 días ha interferido en el tránsito normal de los camioneros. Sin embargo, me parece que esto no ayuda porque de alguna manera provocará algún grado de desabastecimiento. Entiendo la situación, pero no la comparto”, afirmó Estrada.

El dirigente del rodado lamentó la situación de algunos transportistas que debían llegar el fin de semana con carga perecible a Punta Arenas. A modo de ejemplo, citó el caso de un asociado cuyo camión se mantenía en la ruta sin poder avanzar con unos $12 millones en mercadería perecible que podría perderse.

 

La Prensa Austral