Coronavirus en Argentina: advierten que la mayoría de los recuperados no se hace un chequeo post Covid

Las principales prepagas lo ofrecen. Pero la decisión es del paciente y, al sentirse mejor, casi todos lo evitan. Cuáles son las eventuales secuelas.
martes, 10 de noviembre de 2020 · 09:56

Recibir el alta, en casa o en la clínica, puede no ser el fin del coronavirus para muchas personas que transitaron exitosamente la infección. Así como ya no quedan dudas sobre sus síntomas -la presencia combinada de fiebre de 37.5 grados o más, tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, pérdida del olfato o del gusto, dolor de cabeza, diarrea o vómitos- la medicina sigue siendo novata frente a sus secuelas.

Pero en Argentina, además, no hay un seguimiento after virus ordenado por el Ministerio de Salud de la Nación para conocer el impacto en el cuerpo de quienes "salen adelante". Especialistas entrevistados por Clarín advierten que la mayoría de los recuperados no se hace un chequeo general post Covid-19. Las prepagas y obras sociales más importantes lo ofrecen como un servicio puntual, pero la decisión recae en los pacientes. Y si se sienten bien, no se chequean.

"La minoría hace un control post enfermedad", dice a este diario la médica Romina Carpio, que realiza el seguimiento de pacientes asintomáticos y leves en el Hospital San Juan de Dios de Ramos Mejía. Aclara que "no hay nada estandarizado en las guías o protocolos de Covid-19 respecto a realizar un chequeo posterior". Pero lo cree muy importante.

"El control clínico post Covid es clave, sobre todo en pacientes que cursaron casos moderados a graves, para evaluar su estado actual, secuelas y posibles complicaciones futuras", dice.

¿Cómo es un control post covid? "Realizaría laboratorio, radiografía de tórax, electrocardiograma y ecodoppler cardíaco. Y pacientes que tuvieron neumonía bilateral (la típica del virus) es importante que continúen un seguimiento con Neumonología", suma Carpio. Por el momento, el chequeo general post covid -que en lugares como DIM Centros de Salud se puede completar en un circuito de entre 3 y 5 horas- no incluye el estudio que examina la capacidad pulmonar de los recuperados, por la aerosolización del virus. Pero sí se realiza en consultorios de especialistas en el área.

Medicus es una de las prepagas que se enfocó en este "después". Anunció sus "nuevos consultorios de Clínica Médica y Neumonología para pacientes Post Covid-19".

Desde OSDE dijeron a este diario que no existe la "especialidad" de médicos y médicas post covid. Pero que, en caso de que las personas recuperadas no lo hagan por propia voluntad, el "control posterior está a cargo del médico de cabecera que Osde puso a disposición de los pacientes para el seguimiento y que atiende a cada caso y a sus contactos hasta el alta médica. Luego del alta los controles que cada caso amerita quedan a criterio de ese médico o del que consulte el paciente. Desde luego que, como todo cuadro post crítico, requerirá de estudios que cada profesional evaluará".

Es sabido que el coronavirus no es solo una enfermedad respiratoria y que también afecta al corazón. Pero en la imagen a trasluz, el corazón está en segundo planto tras la recuperación. "Así como hay segundas placas para los pulmones para ver las mejorías, el corazón también debería 'verse'", dicen a Clarín desde el Servicio de insuficiencia Cardíaca, Hipertensión pulmonar y Trasplante cardíaco del ICBA Instituto Cardiovascular.

En las últimas semanas se afianzó la evidencia de que el daño cardíaco puede ocurrir incluso entre pacientes asintomáticos. Las pulsaciones normales están en el rango de las 60 y las 80, algo que se puede medir fácilmente con un oxímetro en casa, en la misma pantallita donde se lee la saturación de oxígeno (que podría ser preocupante en pacientes con coronavirus si baja de 94%). 

"El Covid tiene un amplio espectro de complicaciones cardiovasculares, que incluyen falla cardíaca nueva, arritmias, síndrome coronario agudo, inflamación del corazón y hasta paro cardíaco. Además, la presencia de lesión cardíaca mostró tasas de mortalidad desproporcionadas", detalla Mirta Diez, jefa de Insuficiencia Cardíaca del instituto. Por eso, los recuperados, hayan sido leves, moderados o graves, deberían "dejar que su corazón sea estudiado".

La inflamación del corazón, llamada miocarditis es una complicación potencialmente letal, y hubo múltiples reportes de casos durante y post Covid en el mundo. Aún se desconoce el mecanismo exacto de la afectación por el virus, pero podría ser el resultado de la infección directa o luego de la infección: como consecuencia de la inflamación desencadenada por la respuesta inmune excesivamente agresiva del cuerpo. 

"Cualquier secuela cardíaca que persista semanas o meses después de la infección es claramente preocupante, y estamos viendo más evidencia de ello. Un estudio evaluó con resonancia magnética cardíaca a 100 pacientes recientemente infectados por Covid-19, la mayoría se recuperó en casa y la gravedad de la enfermedad varió de asintomática a síntomas leves a moderados. Los autores reportaron compromiso cardíaco en 78% de los pacientes e inflamación del corazón activa en el 60%", explica la cardióloga Lucrecia María Burgos, también del ICBA.

Entre los pacientes recuperados que padecen diabetes -que en momento de la infección deben extremar el control de su glucemia- el chequeo luego de superar la enfermedad pasaría de lo necesario a lo urgente.

"Una persona con diabetes, que ha tenido coronavirus y ha resuelto su patología aguda, se supone que debería tener cierto tenor de anticuerpos. La decisión es individual, pero creo que sería un buen momento para que evalúe cómo están los otros órganos, que eventualmente nosotros controlamos: los ojos, los riñones y qué pasa con el aparato cardiovascular", dice a Clarín Félix Miguel Puchulu, jefe de la División Diabetología del Hospital de Clínicas.

Recientemente un estudio del Reino Unido publicado en la revista especializada JAMA Otolaryngology-Head & NeckSurgery también señaló que el nuevo coronavirus puede instalarse en el oído y causar infecciones en las cavidades auditivas e, incluso, la pérdida súbita de la audición. Y eso puede ocurrir post infección.

Según Santiago Alberto Arauz, otólogo del Instituto Otorrinolaringología Dr. Arauz (IORL), no existe ningún estudio científico que demuestre la existencia de una relación directa entre la pérdida auditiva súbita y el coronavirus. Pero el nexo sería el otro. “Teniendo en cuenta los casos de hipoacusia en pacientes que tuvieron Covid, podemos pensar que la pérdida auditiva puede tener su origen en el estrés".

Con el paso del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) al Distanciamiento Preventivo y Obligatorio (DISPO), médicos y médicas en Argentina esperan que aumenten las consultas de los recuperados. Sólo por control. (Fuente: clarin.com)