Desarrollo argentino: llega el test de la tirita reactiva para el COVID-19

Si las dos bandas aparecen coloreadas, es positivo de coronavirus. Aseguran que es más rápido que el de PCR y ya fue aprobado por la ANMAT.
lunes, 15 de junio de 2020 · 15:03

Más de 20 investigadores argentinos formados en las universidades públicas de Quilmes (UNQ) y San Martín (UNSAM) idearon un test rápido que permite diagnosticar a personas contagiadas de coronavirus presenten o no síntomas compatibles con la enfermedad.

El kit lleva el nombre de “ELA CHEMSTRIP” y ya fue aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), según la página oficial del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Desde las dos universidades, aseguraron que esta prueba es “más rápida que el test RT-PCR y tiene máxima performance diagnóstica”. Además, afirmaron que están en condiciones de producir 100 mil test de diagnóstico por mes.

La iniciativa cuenta con el apoyo de dos pymes tecnológicas que los mismos académicos fundaron: CHEMTEST y Productos Bio-lógicos Sociedad Anónima (PB-L). Uno de sus objetivos se basa en permitir “descentralizar aún más los testeos de COVID-19”, informaron desde @unsamoficial.

¿Cómo funciona?

El test de diagnóstico molecular requiere de tres pasos:

1- Se pasa un hisopo por la nariz del paciente para obtener sus células. Luego se procesan para que, en caso de estar infectadas, liberen el ARN del virus.

2- Para garantizar que el virus sea detectable, se aplica la tecnología “ELA” (incubación a 60°C durante una hora) que amplifica su presencia, por más mínima que sea.

3- El diagnóstico concluye con una tira reactiva. Ante la presencia del ARN viral amplificado muestra dos bandas coloreadas (positivo +). De lo contrario, solo se identificará una sola banda (negativo -).

“Como el test que desarrollamos da el resultado casi cuatro veces más rápido que los RT-PCR y permite descentralizar aún más los testeos, ofrece la posibilidad de incrementar la cantidad de diagnósticos por día y quizás contribuir al levantamiento gradual del aislamiento obligatorio”, manifestó Diego Comerci, investigador del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la UNSAM y coordinador del desarrollo.

En total, todo el proceso dura una hora y media. Puede realizarse con los componentes que se incluyen en el kit diagnóstico, sumado a un equipo para incubar a 60°C. Es decir, no requiere el equipamiento costoso y sofisticado que se emplea en los test moleculares RT-PCR.

“Los pasos uno y tres poseen algunos insumos importados, pero en conjunto el kit tiene un 80 por ciento de componentes nacionales. Que la producción sea 100 por ciento nacional es posible porque además de investigadores somos socios fundadores de pymes tecnológicas”, argumentó Andrés Ciocchini.

“Empezamos con la parte técnica el 15 de marzo. Llevamos tres meses trabajando 12 horas por día promedio, fines de semana incluidos. Estamos cansados, pero contentos porque esperamos que esto nos ayude a todos y todas”, contó Marcos Bilen, científico.