Italia desarrolló un tapabocas que se "autodesinfecta" con luz Led

El prototipo fue realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Siena como parte de las acciones para seguir dando batalla a la pandemia del coronavirus.
jueves, 18 de junio de 2020 · 19:48

 

Con el claro objetivo de seguir dándole pelea a la pandemia de Covid-19, un grupo de investigadores de la Universidad de Siena desarrollaron un prototipo de tapabocas activos capaces de "autodesinfectarse" a través de luz Led.

El tapabocas tiene filtros y un espacio iluminado por Led en el campo de la luz UV-C (radiación ultravioleta de longitud de onda de 280 a 100 nanómetros) lo que permite desinfectar la gota de entrada como la de salida.

La nueva evidencia de que el uso masivo de mascarillas puede "prevenir una segunda ola de covid-19"

Diseñado por el proyecto nacido en Seratech, se basa en electrónica de bajo consumo capaz de alimentar el dispositivo por no menos de cuatro horas de ejercicio continuo.

"Hemos verificado el efecto desinfectante de las radiaciones UV-C in vitro sobre muestras rotuladas del virus aislado, confirmando el principio de desinfección", comentó Marco Mugnaini, uno de los investigadores responsables del proyecto.

Los desarrolladores exploraron la posibilidad de recubrir los filtros de los barbijos con una solución a base de dióxido de titanio, que funciona a través de los mismos UV-C, y permite aumentar el efecto antiviral del dispositivo.

Estos barbijos permiten reducir de manera drástica la difusión del virus bloqueando la propagación fuera del espacio interfiltro de respiración.

Admite la posibilidad de usar la misma máscara simplemente proporcionando un reemplazo de los filtros lo que permite reducir notablemente el impacto ambiental ligado a la eliminación de las mascarillas.

Este estudio ofrece la posibilidad de equipar a los trabajadores hospitalarios de un dispositivo altamente eficiente y abre nuevos caminos para la realización de sistemas de desinfección de los ambientes de bajo costo y bajo consumo energético.

El experimento fue realizado junto al departamento de biotecnologías médicas de Siena en colaboración con el de ciencias biomédicas experimentales y clínicas Mario Serio de Florencia.