En Ecuador asciende a más de 74 mil los positivos y los muertos superan los 5.300

Desde principios de junio y tras casi cuatro meses en estricta cuarentena, Ecuador empezó a aliviar las restricciones aplicadas para afrontar la pandemia del coronavirus y puso en marcha un mecanismo de desescalada denominado "semaforización epidemiológica".
lunes, 20 de julio de 2020 · 18:27

La cifra de positivos por COVID-19 en Ecuador ascendió este lunes a 74.620, lo que representa 607 nuevos casos con respecto a la víspera, mientras que los fallecidos oficiales suman 5.318 y los probables 3.379, según el parte diario ofrecido por las autoridades.

Desde que se reportó el primer caso el 29 de febrero se han tomado un total de 204.933 pruebas, entre PCR y rápidas, gracias a las que se descartaron 101.72 casos, mientras que 5.900 pacientes se recuperaron del virus y otros 9.725 recibieron el alta hospitalaria.

 

Por provincias, Pichincha, cuya capital es Quito, es la que registró mayor número de nuevos casos en las últimas 24 horas, 375, hasta alcanzar 12.089. En Guayas, con Guayaquil de cabecera, los contagiados subieron a 15 con respecto de la víspera, aunque en cuanto a casos históricos es la que más acumula con 17.030, según el boletín oficial.

Les siguen Manabí con 5.722 casos, Santo Domingo de los Tsáchilas 2.878, Esmeraldas 2.872, Los Ríos 2.722, El Oro 2.632, Azuay 2.622, Cotopaxi 1.644, Tungurahua 1.722, Loja 1.740, Morona Santiago 1.619, Chimborazo 1.105, Orellana que suma 1.073, Imbabura 1.129 y Santa Elena 1.100.

En cuanto al grupo de edad que concentra el mayor número de confirmados, destaca con el 58,8 % el que comprende a las personas de entre 20 y 49 años, seguido por las de 50 a 64 años, que representa el 21,8 % de contagios.

Desde principios de junio y tras casi cuatro meses en estricta cuarentena, Ecuador empezó a aliviar las restricciones aplicadas para afrontar la pandemia del coronavirus y puso en marcha un mecanismo de desescalada denominado "semaforización epidemiológica", para ampliar el margen de movilidad humana, laboral y productiva.

Esta medida permitió pasar del aislamiento masivo al distanciamiento físico, en medio de un estado de excepción decretado por el presidente Lenín Moreno el pasado 16 de marzo, que ha sido extendido en varias ocasiones.



La capital del país pasó del color "rojo" al "amarillo" en la desescalada, aunque en las últimas semanas ha registrado un incremento del número de contagios, por lo que las autoridades municipales han pedido al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional que imponga restricciones como instaurar la ley seca, ampliar el toque de queda o limitar los salvoconductos.

Las autoridades nacionales han aplicado otras medidas como el control por parte de fuerzas de seguridad en siete sectores de la capital ecuatoriana, hogar de 2,7 millones de habitantes, para vigilar las normas de bioseguridad y el distanciamiento físico.