Después de trabajar toda la noche, un médico se quedó más horas para que una paciente pueda despedirse de sus hijos

El emotivo gesto de Valentín, un medico residente de 29 años conmovió a toda la comunidad, cuando en sala de emergencias, ayudó a una mujer de 78 años y no vidente, a escuchar – a través del celular - la voz de sus hijos por última vez.
sábado, 19 de septiembre de 2020 · 09:19

Valentín Vidal es un médico residente de 29 años que conmovió a todos con el gesto que tuvo con una paciente, para que pudiera despedirse de sus hijos antes de morir.

El joven trabaja en la primera línea contra la pandemia de coronavirus  y fue reconocido por el enorme gesto que tuvo con Norma, una de las pacientes que cuidaba,  quien no había evolucionado bien y sus hijos habían pedido verla para poder despedirse de ella. Valentín les prometió que después de su turno iban a hacer una videollamada para que la mujer, de 78 años y no vidente, pueda escuchar la voz de sus hijos por última vez.

Y si bien había hecho guardia toda la noche, tenía permiso para irse a su casa después del turno pero se quedó en el hospital. Leticia, una compañera de trabajo capturó el momento y compartió el gesto en sus redes sociales: "Una historia más que demuestra que hacer medicina es mucho más que prescribir un antibiótico o colocar oxígeno", indicó.

El miércoles 9 de septiembre se comunicó con los hijos de Norma. Tenía que avisarle a la familia que no había evolucionado bien. “Ellos me plantearon la posibilidad de verla, de acercarse. Fue ahí cuanto les sugerí hacer una videollamada grupal”, DIJO Valentín. Entonces, los cinco hijos coincidieron con la idea y agendaron la llamada para la mañana del jueves.

A las 9:30 de la mañana ingresó a la habitación 317 y le contó a Norma que sus hijos tenían una sorpresa para ella. Nadie sabía que podía pasar mañana, al otro día, pero los cinco hijos de Norma sintieron que era un momento especial, tal vez una despedida. Al otro día, el viernes 11, el estado de Norma empeoró. Esa misma tarde, murió.


El joven nació la ciudad de Balcarce, pero a los 19 años se mudó a más de 300 kilómetros de su hogar para estudiar en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata. Después de graduarse, hizo un año de medicina general en el Hospital Cestino de Ensenada. Luego, se trasladó al Hospital San Roque de Gonnet para aplicar en la residencia de oncología.

Hoy, está próximo a finalizar el primer año y trabaja como médico residente en el área de clínica médica, atendiendo casos positivos de coronavirus, indicó TN.

Noticias Relacionadas