El laboratorio AstraZeneca frenó su vacuna por "reacciones adversas"

Se trata de la empresa que desarrolla su vacuna con la Universidad de Oxford.
martes, 8 de septiembre de 2020 · 19:42

 

El laboratorio AstraZeneca, que está desarrollando la vacuna contra el coronavirus junto a la Universidad de Oxford, detuvo los ensayos clínicos tras descubrirse "reacciones adversas" en uno de los voluntarios que la probaron en Reino Unido.

“Como parte de las pruebas aleatorias y controladas de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford a nivel global, nuestro proceso de revisión estandar gatilló una pausa en la vacunación para permitir la revisión de la información del paciente", indicó el laboratorio sueco-británico en un comunicado oficial.

En otro pasaje de la argumentación, los voceros del laboratorio agregaron: “Esta es una acción de rutina que tiene que suceder cuando, durante el desarrollo de las pruebas, tiene lugar una enfermedad que potencialmente no tenga explicación. La decisión asegura que se mantenga la integridad de las pruebas. Durante el transcurso de pruebas de gran envergadura habrán enfermedades aleatorias, pero estas deben ser revisadas de manera independiente”.

Cabe destacar que se trata del laboratorio con el cuál acordó Argentina desarrollar la vacuna en el país, un anuncio realizado en conjunto con México.

"Estamos trabajando para acelerar la revisión de este único evento para minimizar cualquier potencial impacto en los objetivos temporales de la prueba. Estamos comprometidos con la seguridad de nuestros participantes y mantenemos los más altos estándares en nuestras pruebas”, aseguraron desde AstraZeneca.

A pesar del extenso comunicado, el laboratorio no precisó cuáles fueron los síntomas que presentó esa persona, por los cuales debieron "pausar" el proceso de desarrollo. Sin embargo, algunos medios especializados afirman que se trata de una "seria reacción adversa".

Se trata del primer escenario adverso afrontado por el laboratorio y la Universidad, ya que la vacuna AZD 1222 no había presentado ningún efecto colateral grave en las fases I y II del estudio. El mismo se había realizado a 1.077 adultos sanos de entre 18 y 55 años.

Además, el dato positivo tenía que ver con que los voluntarios habían producido respuestas inmunes de anticuerpos y células T, que son las que combaten al virus.

Por ese motivo y con el objetivo de poder distribuirla de manera inmediata en todos los continentes en caso de obtener la aprobación final, la vacuna ya había comenzado a ser producida en numerosos países

Además de Argentina, entre esos países se encuentran India, el Reino Unido, Suiza y Noruega.