Un hallazgo abre sospechas sobre una nueva mutación de COVID en Argentina

La variante se detectó en 5 muestras de Ciudad y Provincia de Buenos Aires. Investigan si tiene relación con la mutación de Río de Janeiro.
lunes, 4 de enero de 2021 · 19:31

 

Científicos argentinos del Proyecto PAIS encontraron una mutación diferente en el genoma del coronavirus y la llamaron S_E484K. La modificación fue vista en cinco muestras: cuatro de la ciudad de Buenos Aires y una de la Provincia.

La mutación se halló en cinco muestras: cuatro de la ciudad de Buenos Aires y una de la Provincia. El nuevo rasgo hallado coincide con la versión del virus encontrada en Río de Janeiro. Sin embargo,los expertos aún no confirman que se trate de la misma cepa.

El nombre deriva de sus componentes. “S”, porque corresponde al gen o proteína S (también llamada “Spike”), una de las -al menos- 27 que codifica el coronavirus. La “E” y la “K” representan aminoácidos de esa proteína. El número 484 es el punto específico en el que se halló la modificación.

Al mismo tiempo, de más de una centena de muestras analizadas en Santa Fe, la ciudad y la provincia de Buenos Aires, no encontraron rastros de la famosa “variante de Inglaterra”, esa de la que se presume una mayor contagiosidad.

Mariana Viegas es bioquímica experta en virología, investigadora del Conicet en el Hospital de Niños "Ricardo Gutiérrez", y quien lidera el Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2, o Proyecto PAIS, un consorcio impulsado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que puso en colaboración a más de 70 investigadores, expandida en “nodos de secuenciación” de siete provincias.

Los cinco casos con una mutación en la región “spike” del genoma del coronavirus fueron detectados gracias a una “técnica de secuenciación parcial que se implementó en diciembre, más expeditiva y rápida” que la que venían haciendo desde marzo, explicó Viegas.

Jorge Quarleri, bioquímico de la UBA abocado a la microbiología e investigador principal del Conicet en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS), marcó con firmeza su posición: “A mi entender es imprudente hablar de similitudes con otras variantes descriptas pues eso requiere de la secuenciación del genoma completo. Además, el comportamiento biológico de esas variantes es todavía especulativo”.

Fuente: Clarín