Cuba, cada vez más cerca de pedir la aprobación de sus vacunas ante la OMS

Tan pronto el ente regulador nacional los apruebe, Cuba iniciará el proceso para certificar ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) a sus candidatos vacunales Abdala y Soberana 02.
jueves, 24 de junio de 2021 · 20:29

 

Tan pronto el ente regulador nacional los apruebe, Cuba iniciará el proceso para certificar ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) a sus candidatos vacunales contra la covid-19 Abdala y Soberana 02, después de que registraran una eficacia del 92 % y el 62 % en los ensayos clínicos, respectivamente.

"El intercambio con la OMS/OPS ha sido constante durante todo el proceso" y el diálogo, "permanente", aseguró este jueves el director de Ciencia e Innovación del grupo estatal Biocubafarma, Rolando Pérez, en una rueda de prensa para informar sobre el desarrollo de las dos potenciales vacunas y los próximos pasos tras conocerse sus datos preliminares de eficacia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que para que un candidato vacunal sea considerado vacuna contra el coronavirus debe demostrar una eficacia igual o mayor al 50 %.

Soberana 02, del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), mostró un 62 % de eficacia con un esquema de dos dosis en un ensayo con 44.010 voluntarios, en tanto Abdala, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), se probó con una muestra de 48.000 personas en un esquema de tres dosis y alcanzó una eficacia del 92,2 %, según datos divulgados por esas instituciones.

DE CANDIDATOS A VACUNAS

Los principales directivos de Biocubafarma, el CIGB y el IFV indicaron que ya se ha presentado al Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed) el dossier para solicitar el uso de emergencia de Abdala, mientras que la de Soberana 02 se cursará en los próximos días.

Una vez lograda esa autorización, que supone la conversión de los candidatos vacunales ya oficialmente en vacunas, comenzará su administración masiva en Cuba, que mantiene su objetivo de inmunizar este año a toda la población (11,2 millones) y espera convertirse en el primer país del mundo en inmunizar a toda su población con vacunas propias.

Ese paso también las convertirá en las primeras vacunas contra el coronavirus desarrolladas en Latinoamérica.

El subdirector de Biocubafarma, Eulogio Pimentel, aseguró que desde que se divulgaron entre finales de la semana pasada y principios de la actual los datos de eficacia, han recibido comunicaciones de varios países interesándose por las fórmulas cubanas.

INTERÉS INTERNACIONAL

Naciones como Venezuela, Argentina, México y Vietnam ya habían mostrado en los últimos meses interés en contar con las potenciales vacunas cubanas, mientras que Irán -donde también se probó Soberana 02- ha anunciado el inminente uso de emergencia de esa fórmula, que allí fue rebautizada como Pasteur.

Este jueves también llegó una donación de 30.000 dosis de Abdala a Venezuela, país que quiere comprar 12 millones de unidades.

No obstante, el presidente de Biocubafarma, Eduardo Martínez, lamentó que en el salto de la fabricación a gran escala la isla se ha topado con "serias dificultades" logísticas al no poder disponer de todos los insumos y materiales necesarios.

Los científicos atribuyeron estos problemas en parte al embargo de Estados Unidos y en parte a la escasez de estos productos debido a la alta demanda durante la pandemia, aunque por ahora mantienen sus objetivos de producir "decenas de millones" de dosis, con las que esperan cubrir tanto la demanda interna como la de exportación.

ALTERNATIVA PARA PAÍSES POBRES

Otra de las ventajas de los aún candidatos vacunales cubanos es que su conservación requiere de 2 a 8 grados centígrados, lo que a juicio de Martínez los convierte en una buena alternativa para países con pocos recursos en los que sea difícil mantener la cadena de frío.

El directivo señaló, además, la ventaja de que este tipo de vacunas permiten la administración de dosis de refuerzo "si fuera necesario hacer reactivaciones".

Ambas son vacunas de subunidad -tradicionalmente muy seguras- basadas en el sitio de unión al receptor (RBD) de la proteína S del virus, aunque en el caso de Soberana 02 ese elemento se une al virus inactivado del tétanos para potenciar la respuesta inmune del organismo.

Las dos fórmulas ya están siendo administradas a decenas de miles de cubanos bajo la figura de estudios de intervención sanitaria y en paralelo a los ensayos clínicos, como estrategia para frenar los contagios en la isla, que atraviesa la tercera y peor ola de la pandemia.

Más de 2,2 millones de personas han recibido al menos una dosis de Abdala o Soberana 02.

El país caribeño acumula hasta la fecha 174.789 positivos y 1.209 fallecidos por covid-19, según datos del Ministerio de Salud Pública (Minsap).