Revelan los exorbitantes pedidos de L-Gante para sus shows

Los organizadores del recital culpan de la decisión a las excentricidades que pidió el grupo y que no pudieron ser satisfechas.
sábado, 9 de octubre de 2021 · 15:40

El recital que esta sábado por la noche L-Gante tenía previsto ofrecer en el estadio de Juventud Pueyrredón de Venado Tuerto se suspendió por decisión del artista y en función a una serie de pedidos que había realizado el jueves a la noche a los organizadores venadenses con respecto al sonido. Hoy a la noche estaba previsto el recital para el cual se vendieron entradas anticipadas a un precio de dos mil pesos.

Fue la gente de la organización de La Barra Bailable de Venado Tuerto la que confirmó la suspensión del evento musical a través de un comunicado publicado en su cuenta de Facebook en el que explican que “por requerimientos materiales enviados por el artista L-Gante el día jueves y a última hora, y siendo este víspera de feriado nos vemos imposibilitados a conseguir dichos elementos”.

Dice el comunicado y agrega que “por eso estamos obligados a suspender el recital que se iba a llevar a cabo el día 9 de octubre de 2021 en la ciudad de Venado tuerto. Para la devolución de las entradas comunícate con tu vendedor. Las mismas se llevaran a cabo desde el día martes 12/10/2021. Sepan disculpar las molestias ocasionadas”, culmina el escueto informe.

En rigor, una vez publicada la suspensión del recital de L-Gante en el día de ayer, las redes sociales (sobre todo Facebook) estallaron de comentarios de todo tipo y en dónde principalmente el más atacado fue el joven Elian Ángel Valenzuela (es decir L-Gante) al que le atribuyeron excentricidades en los pedidos que a juzgar por algunos otros comentarios de personas vinculadas a los espectáculos en general, no fueron tales sino que son cosas normales que se piden a excepción de algunas cosas que suenan raras como por ejemplo una Play 5 o un televisó de 55 pulgadas.

Otros en cambio sostienen que la recaudación por venta de entradas anticipadas no satisfizo las expectativas (costaba 2 mil pesos el ticket) y que por eso se suspendió. Todos dimes y diretes. Lo cierto es la cosa comenzó mal de movida ya que los organizadores salieron a alertar a las personas de que no se dejen engañar con entradas falsas que se estaban vendiendo. Algo similar había sucedido en Rosario.