La dura frase de Natalie Weber sobre Mauro Zárate tras los rumores de infidelidad

La modelo se refirió a los rumores de ruptura con su pareja y se sinceró sobre el momento de crisis que están atravesando.
miércoles, 10 de noviembre de 2021 · 22:55

Natalie Weber estuvo como invitada en Los ángeles de la mañana (El Trece) y definió son una dura frase su actual relación con Mauro Zárate tras los rumores de infidelidad. 

“No estoy separada. Lo que pasa que a la distancia todo se hace muy chicloso, todo es más intenso. Me dejó de seguir (por la acción de Zárate en Instagram) y yo pensé que nadie se iba a dar cuenta. Bastante infantil, porque ya estamos grandes para bloquear, pero bueno, qué se le va a hacer...”, detalló Natalie Weber sobre los rumores de ruptura con Mauro Zárate.

Luego, la modelo dio más detalles con una dura frase de advertencia incluida. “En realidad discutimos por varias cosas que estamos enfrentando. No es por celos, ni infidelidad. Estamos atravesando algunos frentes, esperemos que se solucionen, sino me vas a tener acá sentada pronto. Si la hace, la hace bien porque no me entero”, comentó entre desafiante y risueña.

En otro momento, de la charla Natalie Weber habló de la dinámica de la relación con su pareja. “Con Mauro discutimos mucho, somos muy pasionales. Siempre las peleas son al extremo y el amor también. A él le gusta estar 24/7 juntos y si no le da inseguridad, es celoso. Yo era re celosa al principio, pero después de todo lo que me paso a mí [en referencia a su lucha contra un cáncer de mama] veo las cosas de otro lado”, aseguró..

Por otro lado, cuando le preguntaron si alguna vez notó que alguna mujer le haya escrito a Mauro Zárate con intenciones de conquistarlo, Natalie Weber respondió: “No, me paso algo peor... Una íntima amiga mía en una fiesta se le tiró a Mauro. No sé si estaba borracha, drogada o qué, pero le dijo: ‘Me gusta tu sonrisa, me gustás, ¿qué hacemos?’. La agarré del brazo y me la llevé al baño. Al principio me lo desmintió y después al otro día me lo admitió por teléfono. Dormía en mi casa tres o cuatro veces por semana. Nunca más la vi y le deseo lo peor”.