El secreto no contado de la horrible relación de la China Suárez y la mamá de Vicuña

Se filtraron los motivos de la nula afinidad de María Eugenia con su ex suegra, que siempre prefirió a Pampita. Caprichos, malos modales y mucho más.
jueves, 18 de noviembre de 2021 · 16:48

 

La China Suárez transita por un presente álgido, a partir de encontrarse en el foco de la tormenta por todo lo que significó su intervención en el matrimonio de Wanda Nara y Mauro Icardi y esa relación clandestina que construyó con el futbolista, que se consumó en un encuentro caliente en un hotel de París.

Todo el mundo habla de María Eugenia, todos analizan cada uno de sus movimientos y se abren debates respecto a sus comportamientos, esa consecución de intromisiones en otras parejas en el pasado, como en el caso de Nicolás Cabré con Eugenia Tobal y ni hablar del mentado ingreso en la vida de Benjamín Vicuña y Pampita.

En todo ese raid de análisis de las decisiones de la China se reflotó una arista peculiar, que refiere a cómo se configuró su amor con el chileno y como consecuencia qué piensa la familia de Vicuña de Suárez. Siempre se supo que la mamá de Benja, Isabel Luco Morandé, profesa un cariño muy especial por Carolina Ardohain, a quien ha recibido en su casa aun cuando ya se había divorciado del actor.

 

En Intrusos contactaron a la periodista trasandina Mariela Sotomayor para adentrarse con mayor claridad en la visión en ese país de la exsuegra de María Eugenia. La comunicadora arrancó con todo para revelar el secreto de lo que piensa Morandé de la blonda.

Así se retrotrajo al momento más escandaloso, esos días del famoso Paltagate y la chilena describió: “Yo tengo muy buenos contactos ahí. A mí me comentaron que cuando la mamá de Benjamín supo todo este escándalo que hubo con la China, se enojó muchísimo con Benja e incluso llegó a dar parte por Carolina”.

Esa manera poco pulcra de aterrizar en la familia provocó que la madre de Benja nunca pueda entablar un puente afable con la China, siempre quedó flotando en la atmósfera un resquemor, una desconfianza. Así lo corroboró Sotomayor: “La China no tenía la mejor relación con la señora Isabel”.

Y finalmente brotó a la luz los verdaderos motivos, que son explosivos, de esa escasa afinidad de Suárez con su ex suegra: “Eugenia llegaba y quería disponer, mandar. Que era medio caprichosa y que si no le hacían el gusto se iba, se volvía loca, cerraba la puerta, no miraba a nadie, no saludaba a nadie”.

Por si no queda claro la imagen de la China en Chile, la periodista agregó: “Para lo pacatos que somos los chilenos una galla como la China Suárez es como el diablo. Es lo que ninguna suegra querría para su hijo”.

Otras Noticias