Donó su dedo gordo del pie amputado a un bar en Canadá

El deseo del hombre es que el establecimiento pueda preparar con él su coctel más típico: el Sourtoe cocktail.
sábado, 15 de junio de 2019 · 21:51

Un antiguo soldado de élite británico hizo una donación muy especial a un remoto hotel canadiense: su dedo gordo del pie amputado. Nick Griffiths envió su apéndice al hotel Downtown de la localidad canadiense de Dawson, en el noroeste del país, después de perderlo durante una maratón de invierno de la misma región en la que participó en 2018.

El deseo de Griffiths es que el establecimiento pueda preparar con él su coctel más típico: el Sourtoe cocktail. Y es que el ingrediente famoso de esta bebida alcohólica tan particular es un dedo humano momificado.

Durante más de cuatro décadas, turistas y residentes de esta localidad de menos de 2.000 habitantes han tenido la opción de pedir en este lugar un coctel con un dedo humano disecado en su interior. La tradición es tal que hay un dicho: “Puedes beberlo rápido, puedes beberlo lentamente, pero tus labios deben tocar el dedo del pie”.

Tradicionalmente se sirve con el whisky Yukon Gold, propio de la región, y el protocolo dice que quienes lo consuman deben tocar el miembro amputado con los labios si quieren obtener el certificado que otorga el propio bar para reconocer la valentía. Desde 1973 se han servido más de 86.000 cocteles de este tipo.

 

Griffiths sufrió congelamiento severo durante una maratón de invierno en la que participó en 2018.

La idea surgió después de que el capitán de la lancha fluvial Yukon, Dick Stevenson, descubriera un dedo del pie en una cabaña abandonada. “No podríamos estar más contentos de recibir un nuevo dedo del pie”, dijo en un comunicado el gerente general del hotel Downtown, Adam Gerle.

“Son muy difíciles de encontrar en estos días y esta generosa donación ayudará a garantizar que la tradición continúe“.

El donante

Griffiths, de 47 años, sufrió una congelación severa en su pie izquierdo mientras competía en la ultramaratón de invierno Yukon Arctic. En ella, los participantes pueden competir durante varios días en carreras de 160 km, 482 km y 692 km.

Así que tuvo que regresar a Reino Unido para tratarse en el hospital, donde finalmente le amputaron el dedo gordo, que se conservó en un alcohol especial. Pero para que el dedo pueda servirse en los cocteles, antes debe momificarse, un proceso de seis semanas en el que se usa sal de roca y que realiza el experto coctelero del establecimiento, Terry Lee.

El gerente del hotel, Gerle,  dijo que cuentan con cuatro o cinco dedos que pueden usarse en los cocteles, pero que “nada es más asqueroso” que un dedo gordo del pie.

 

El dedo gordo del pie llegó a través de correo ordinario con una carta de Griffiths explicando su ofrenda Cortesía del hotel Downtown

El hotel ha hecho llamamientos públicos en el pasado para pedir a la gente que le enviara dedos de pies amputados, pero asegura que el de este exsoldado británico es “el primero que se puede usar”. Ha habido ocasiones en los que la gente ha llegado a robar los dedos de los pies que se usan en la bebida o incluso que se los han tragado.

Ahora, la empresa asegura que pagará a Griffiths un viaje a Yukon este verano para que tenga la oportunidad de probar el original Sourtoecoctel con su propio dedo.

Otras Noticias