Hallan momia egipcia de más de 2.500 años "parecida a un niño" y que no era humana

El impresionante descubrimiento fue realizado por un cuerpo de profesionales del Hospital Rambam, en Israel. 
lunes, 20 de julio de 2020 · 10:02

Un sorprendente descubrimiento fue realizado por un grupo de especialistas de un hospital israelí. Ellos notaron que una momia conservada en el Museo Nacional Marítimo de Haifa era en realidad una figura artificial hecha de barro y grano.

El hallazgo fue posible tras someter a la supuesta momia a una tomografía computarizada. El objeto, de cerca de un metro de altura, data de la primera mitad del primer milenio antes de nuestra era.

La misma ya había sido analizada a principios de julio junto con otra momia de un ave que fue identificada como un halcón. En cuanto a la primera momia, entonces los investigadores señalaron que había proporcionado "resultados inciertos" y se necesitarían "examinaciones adicionales" para determinar qué era.

Finalmente, los científicos concluyeron que lo que, según Marcia Javitt, del Hospital Rambam, "parecía un niño pequeño" es en realidad una simulación de momia hecha de grano y barro. Asimismo, Ron Hillel, de Museos de Haifa, aseguró que se trata de un tipo específico de objeto sagrado del antiguo Egipto.

"Es lo que se conoce como 'momia de grano' o como 'momia de trigo'. Contienen barro y grano, y fueron moldeadas como momias, de ahí el nombre", cita Daily Mail al investigador. Hillel agrega que esas figuras "simbolizaban al dios Osiris", responsable de la muerte y el inframundo.

Aunque la procedencia de la figura es incierta, Hillel opina que, junto con el halcón momificado, estaba colocada en un tumba, quizás incluso en la de un faraón.

"En el antiguo Egipto, cuando se creaba una tumba para un ser humano, colocaban dentro ciertos objetos, e incluso ciertos animales, con los restos momificados. […] Los antiguos egipcios momificaban numerosos animales: pájaros, gatos, cocodrilos, peces y muchos otros. Su momificación servía para muchos propósitos, como ofrendas votivas, comida para la vida póstuma y como protección en el más allá", explica Hillel. (Fuente: cronica.com.ar)