Insólito: Falleció una influencer y vendieron sus cenizas para "bodas góticas"

La joven de 25 años murió en una transmisión en vivo al ser convencida por sus seguidores para que ingiriera un pesticida. La venta de cenizas es una práctica común en China que puede dejar más de 11 mil dólares de ganancia.
sábado, 27 de noviembre de 2021 · 10:54

 

Ingresar a las redes sociales se convirtió en un hábito necesario para millones alrededor del mundo y, por el flujo de usuarios, algunas personas deciden exponer su vida y convertirse en influencers. Si bien se viralizan algunas situaciones positivas, otras no lo son. El caso de una joven china llamó la atención del mundo porque luego de su muerte vendieron las cenizas para "bodas fantasma", una celebración tradicional del país asiático. 

Luoxiaomaomaozi era una joven influencer de 25 años, que tenía más de 678.000 seguidores en Douyin, una plataforma similar a TikTok. En la misma, la joven realizaba transmisiones en vivo, en las que mantenía conversaciones con quienes seguían su vida. Sin embargo, el pasado 15 de octubre cambió las cosas. La mujer se suicidó al ser convencida por sus seguidores para que ingiriera un pesticida. 

Previo a su muerte, la joven de 25 años había estado expresando algunos indicios de tristeza y aparente depresión, algo que no demostraba en sus trasmisiones en vivo. Pero, aunque en sus últimos mensajes afirmaba que se sentía feliz y positiva, se trataba de una apariencia que mantenía para mantener la cantidad de seguidores.

Luego de realizar la identificación correspondiente, el cuerpo de Luo Xiao Mao Zi, su nombre real, fue cremado. Sin embargo, al contrario de lo que se esperaba, las cenizas no llegaron a sus familiares.

Negocio

Empleados de la pompa fúnebre que realizaban el trabajo decidieron vender las cenizas a hombres que querían realizar "bodas fantasma". En ellas, las personas "se casan" con los muertos porque creen que incluso las almas difuntas necesitan contraer matrimonio para mantener la prosperidad de sus hijos. 

Este tipo de celebraciones son parte de una costumbre popular en varias regiones del país asiático y, aunque la práctica ha estado prohibida en China durante décadas, recientemente ganó terreno a partir de un nuevo mercado de vendedores en línea de "casamientos fantasma".

Algunos empleados de las funerarias pueden ganar hasta 70.000 yuanes (cerca de 11 mil dólares) en ventas ilegales de jóvenes difuntas.

Según la policía que estuvo al tanto del caso, los tres hombres que intentaron vender las cenizas de la joven influencer fueron detenidos antes de que se cometiera el acto. El plan falló ya que el comprador se retiró del trato.

Más de