Suman 34 muertos en la represa y la lluvia empeora todo

Esta cifra se informó luego de que encontraran un colectivo con 23 fallecidos, sepultado por el barro de la minera Vale en el estadio brasileño de Minas Gerais. Además 46 personas fueron rescatadas y el mal tiempo dificulta las tareas. La ONU ofreció su apoyo e Israel enviará ayuda.
sábado, 26 de enero de 2019 · 19:08

Al menos 34 personas murieron y casi trescientas permanecían desparecidas tras la rotura de una represa de la minera Vale en el estado brasileño de Minas Gerais, donde los bomberos rescataron esta mañana a otros 46 supervivientes que fueron trasladados a distintos centros de salud, informaron este sábado fuentes oficiales.

Según la agencia de noticias DPA, el Cuerpo de Bomberos de Minas Gerais informó a la prensa local que el número de cuerpos rescatados tras la ruptura de la represa de residuos de la minera Vale en Brumadinho ascendió a 34 y confirmó el hallazgo de un autobús con empleados de la empresa, cuyos ocupantes ninguno sobrevivió.

"Como es un lugar de difícil acceso y necesitamos una maquinaria especial para acceder a la estructura y retirar esas víctimas, aún no cerramos el número de muertes. Pero ese número de muertes va a aumentar ", informó el Cuerpo de Bomberos.

En tanto, los datos relevados por la agencia Brasil, 166 funcionarios de la Vale y 130 trabajadores tercerizados permanecen desaparecidos; mientras que de las 176 personas encontradas con vida, 23 están hospitalizadas.

Además, una fuerte lluvia comenzó a caer poco después de las 15 en la localidad de Brumadinho, lo que puede afectar la labor de los rescatistas que se concentraron en cuatro áreas donde se estima que puede haber sobrevivientes.

La lluvia también aumentó la preocupación sobre el riesgo de que desborde otra represa, ésta de agua, donde se instalaron equipos para realizar el drenaje.

Las instalaciones de la empresa y gran parte de la localidad de Brumadinho quedaron sepultada ayer por la avalancha de lodo provocada por la rotura de una represa y el desborde de otras dos que contenían residuos minerales de la compañía Vale, la mayor productora mundial de hierro.

"Existe la esperanza y el Cuerpo de Bomberos va a trabajar ininterrumpidamente para revisar todo el área con posibilidad de víctimas vivas y también hasta el último momento (para localizar) a víctimas desaparecidas", dijo a la prensa el comandante general de los Bomberos, Edgar Estevo da Silva.

El Gobierno de Minas Gerais decretó el estado de calamidad pública en Brumadinho, localidad sita a unos 4 kilómetros del gran museo a cielo abierto de Inhotim.

Además, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sobrevoló en este jornada a bordo de un helicóptero la zona cubierta por el alud de barro y observó la situación en la localidad de 39 mil habitantes, parcialmente cubierta por el lodazal, según consignó Ansa.

Luego, el mandatario se reunió en el Aeropuerto de Cofins, en Belo Horizonte, con el comité de crisis integrado por varios ministros, y firmó un decreto para crear el Consejo Ministerial de Supervisión de Respuestas a Desastre, que será coordinado por el Ministro de la Casa Civil, según publicó el mismo Bolsonaro en Twitter.

"La finalidad es acompañar y fiscalizar las actividades a ser desarrolladas como consecuencia del desastre y acompañar las acciones de socorro, de asistencia, de restablecimiento de servicios esenciales afectados, de recuperación de ecosistemas y de reconstrucción", señaló el mandatario en la red social.

Por su parte, el gobernador de Minas Gerais, Romeu Zema, admitió que la probabilidad de encontrar sobrevivientes es mínima y señaló que el número de víctimas puede ser mayor que hace tres años, cuando la rotura de unos diques de la minera Samarco, que también tiene participación de Vale, provocó la muerte de 19 personas.

"El vertido tiene características diferentes de aquel que ocurrió en Mariana, que fueron centenas de kilómetros. Este tendrá un mayor número de víctimas, pero va a quedar territorialmente más limitado", precisó Zema.

La empresa minera brasileña Vale divulgó esta mañana una lista con 411 nombres de su personal con quiénes aún no logró hacer contacto en la localidad de Brumadinho, y especificó que "puso a disposición 40 ambulancias, 800 camas y un helicóptero para apoyar el rescate" y que trabaja con el Cuerpo de Bomberos y Defensa Civil junto a empleados de la minera y voluntarios.

También señaló que "está realizando el drenaje de la represa 6 con el uso de bombas, para reducir la cantidad de agua. El monitoreo de la estructura se está realizando cada hora para determinar su estabilidad", situación que hizo que Defensa Civil evacue la zona.

El clima no ayuda

Una fuerte lluvia comenzó a caer esta tarde en la localidad de Brumadinho, en el estado brasileño de Minas Gerais, que quedó sepultada por una avalancha de lodo por la rotura de una represa y el desborde de otras dos que contenían residuos minerales de la compañía Vale, la mayor productora mundial de hierro, lo que complica el rescate.

Según el pronóstico, la precipitación puede afectar la labor de los rescatistas que se concentraron en cuatro áreas donde se estima que puede haber sobrevivientes, donde más de un centenar de bomberos siguen en la búsqueda de víctimas de la tragedia que ya deja un saldo provisorio de 11 muertos y casi 300 desaparecidos.

La lluvia también aumentó la preocupación sobre el riesgo de que desborde otra represa, ésta de agua, donde se instalaron equipos para realizar el drenaje.

Un río con residuos minerales y lodo sepultó ayer las instalaciones de la empresa Vale y diversas viviendas en áreas rurales.

La agencia italiana Ansa consignó que una lluvia intensa se desató alrededor de las 15 en las proximidades de la localidad de Brumadinho, de 39 mil habitantes, que quedó parcialmente cubierta del lodo procedente de la mina Corrego do Feixao.

Envían ayuda de la ONU e Israel

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, expresó en esta jornada su tristeza por la pérdida de vidas y los daños causados por el colapso de la represa en Brumadinho, en Brasil, país al que ofreció su apoyo "en los esfuerzos de búsqueda y socorro de emergencia".

El número de víctimas mortales tras la rotura de una represa de la minera Vale en Brasil superaba los 30, informaron este sábado los bomberos, quienes continuaban en la búsqueda de más supervivientes en medio de la lluvia, consignó la agencia española EFE.

En un comunicado, un portavoz de la ONU dijo que el secretario general está "profundamente triste" por la "terrible" pérdida de vidas y los daños en hogares y al medioambiente causados por el colapso de la presa en Brumadinho.

Guterres extendió sus condolencias a las familias de las víctimas y al Gobierno de Brasil, y expresó su deseo de que los heridos se recuperen rápidamente.

"El sistema de las Naciones Unidas está dispuesto a apoyar a las autoridades brasileñas en los esfuerzos de búsqueda y socorro de emergencia", apuntó Guterres.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció durante este sábado que Israel enviará una misión a Brasil para ayudar en las tareas de rescate de supervivientes en el estado de Minas Gerais, tras la rotura de una represa en una mina de hierro que ya causó más de una decena de muertos y unos 300 desaparecidos.

La agencia española EFE consignó que Netanyahu habló esta tarde con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al que ofreció el desplazamiento inmediato de un equipo de rescate israelí al lugar de la tragedia para asistir en la búsqueda de las víctimas del desastre ambiental, informó su oficina en un comunicado.

Los refuerzos partirán hacia el país latinoamericano en 24 horas, y una delegación con efectivos del Ejército israelí participará en la misión, informó un portavoz militar.

Esta es la segunda catástrofe ambiental en menos de tres años que sufre Brasil, cuando los diques de la minera de Samarco (controlada por Vale y BPH) se rompió en 2015 en el mismo estado y causó 19 muertos y daños incalculables a lo largo de 650 kilómetros en la cuenca del río Doce.